Nuevo León podría vivir en este 2023 un año más seco

This browser does not support the video element.

Cifras de Conagua indican que en este primer bimestre llegará mucha menos agua que en 2022; la tendencia continuaría por todo el año

Según estimaciones de la Conagua y expertos, los regios podrían vivir en este 2023 un año más seco, incluso que el de 2022, cuando los regios sufrieron cortes de agua que no padecían desde de los años 80.

Los datos oficiales indican que el inicio de año, cuando menos, ya pinta con menos agua que el mismo período del 2022.

De acuerdo con Conagua, en el primer bimestre de este año lloverá casi 40% menos que en el mismo periodo del año pasado y, si acaso, se prevén que caigan lluvias pero hasta marzo, aunque estarán 44% por debajo de promedio histórico para ese mes.

Estos datos apuntan a una situación complicada para los nuevoleoneses; sin embargo, el gobierno estatal asegura que no se va a repetir la necesidad de realizar cortes, porque han aprendido a manejar el reto de la sequía.

Argumentan que se intensificarán las campañas de ahorro de agua, además de que se va a extraer más agua de la presa El Cuchillo, con el segundo acueducto que está en construcción, y a eso se agrega que se explotarán más pozos profundos y someros, al igual que para mediados de este 2023 entrará en operación la presa Libertad.

Sin embargo, no puede soslayarse que deberá prestársele atención a que, que de acuerdo a los datos oficiales, sí se pinta un año más seco que el propio 2022, en el que los nuevoleoneses sufrieron una crisis del agua, ahí está.

Según información de la Conagua, en enero y febrero del año pasado, cayeron, en promedio, 14 milímetros de agua (mm), mientras que para el mismo periodo de este año se esperan solamente 9 mm, que son 36% menos.

Además, para marzo, se espera que caigan 12 mm, que son muy superiores a los 0 mm de marzo del año pasado.Sin embargo, esa cantidad, está 44% por debajo de los 22 mm que caen en promedio ese mes.

Dulce Cruz Torres, meteoróloga de esa dependencia federal en Nuevo León, detalló que en el mes por mes, las lluvias de los primeros tres meses del año estarán por debajo de los promedios históricos.

“Para el mes de enero esperamos que en promedio a nivel estatal lluevan 8.8 milímetros, esto quiere decir un 57% por debajo de lo que normalmente llueve, el promedio estatal histórico es de 20.4 mm.

“Y para el mes de febrero esperamos que la señal de condiciones por debajo del promedio se mantenga, esperamos que llueva 9.2 mm de los 17.1 milímetros que normalmente llueven, esto se traduce a un 46% por debajo del promedio; para el mes de marzo esperamos 12.4 milímetros a nivel estatal y normalmente llueven 22.3 milímetros y esto sería un 44% por debajo del promedio”, indicó la funcionaria.

Mientras, el experto en meteorología, Eduardo Díaz Mijares, añadió que el panorama de que vengan meses secos se va consolidando a raíz de que el invierno ha sido más caliente de lo normal.

Durante el 2022, los regios sufrieron prolongados cortes de agua, incluso durante semanas consecutivas de marzo a septiembre debido a que la falta de lluvias hizo que se abatieran las presas y las galerías subterráneas.

Por su parte, el experto en hidrología, Alfredo González, dijo que los regios están confiando en que los proyectos que desarrolla el estado ahuyente el fantasma de los cortes de agua, pero dijo que no hay que confiarse, pues hay embalses que prácticamente siguen abatidos como es la presa Cerro Prieto que es la que aporta un 12% del agua que consume la urbe regia.

“El problema sigue y subsiste en la parte que corresponde a la presa Cerro Prieto, que es una presa que ha tenido problemas desde hace tres, cuatro años y los sigue teniendo, pero en el caso específico de que la presa Cerro Prieto no tenga agua está la presa El Cuchillo”, indicó el hidrólogo Alfredo González.

Con información de elhorizonte.mx