Mantienen buen nivel presas; asegura AyD disminuye consumo

This browser does not support the video element.

Actualmente cuenta Nuevo León con 842 millones de metros cúbicos de agua, que son el 58 por ciento de su capacidad de almacenaje

A más de dos meses de distancia, el nivel de agua que dejaron en las presas de Nuevo León las copiosas lluvias de inicios de septiembre sigue casi igual, incluso un poco más arriba.

Gracias a esas precipitaciones, la presa Cerro Prieto llegó el pasado 17 de septiembre al 15% de su capacidad al acumular 44.78 millones de metros cúbicos (Mm³) de los 300 Mm³ que le caben; hoy en día subió al 19%, pues tiene 57.80 Mm³.

Lo mismo pasa con El Cuchillo, que hace dos meses tenía 748.28 Mm³ que son el 66% de su llenado y ahora está al 67% con 758 Mm³.

Mientras que La Boca es la única que bajó, pues tenía 27.69 Mm³, que es el 79%, y ahora tiene 26.70 Mm³, que es el 67% de su llenado. Sin embargo, al ser la presa más chica, este cambio afecta casi en nada la cantidad de agua que hoy almacena Nuevo León.

Ese 17 de septiembre, días después de las fuertes precipitaciones, los tres embalses del estado promediaban 56% de llenado y actualmente promedian 58 por ciento.

Esto aún y cuando el abasto de agua de 24 horas en la zona metropolitana se normalizó desde el 14 de septiembre.

Tal situación obedece, según el director de Agua y Drenaje de Monterrey (AyD), Juan Ignacio Barragán, a que continúan los escurrimientos hacia los vasos y a que en estos días de frío baja el consumo, pues la gente “se baña rápido o no se baña”.

También ayuda, dijo, el que se hayan sumado más fuentes de abasto como lo es un mayor número de pozos.

“Efectivamente, sí ha habido algo de lluvias, no muy fuertes, pero hemos tenido un par de eventos importantes en la zona que más nos importa que es Linares, o sea, lo que es la cuenca de Cerro Prieto, y luego los escurrimientos han continuado; es decir, a pesar de que las lluvias concluyeron.

“Es normal que en los periodos fríos la gente tienda a gastar menos agua, como está haciendo frío la gente se baña rápido o no se baña”, señaló.

Fue el 5 y 6 de septiembre cuando la zona metropolitana registró intensas lluvias que revivieron a las “agonizantes” presas.

En total, el 17 de septiembre las tres presas acumulaban 820.75 Mm³, que son el 56% de los 1,458.14 Mm³ que les caben a las tres.

Para el 17 de noviembre, las tres acumulan 842.91 Mm³, que son el 58% de los 1,458.14 Mm³ que pueden almacenar.

Barragán señaló que el agua “sigue entrando” a las presas, pero que eso pronto dejará de suceder, tal como lo publicó INFO7 el pasado jueves, porque los meses de otoño e invierno serán secos, pues lloverá menos de lo normal.

Te puede interesar: Prevé Conagua invierno seco y cálido en Nuevo León

“Cómo está entrando agua, pues no nos preocupa tanto porque se están manteniendo, pero, pues pronto va a dejar de entrar lo suficiente, va a ir disminuyendo la entrada de agua y va a comenzar a bajar el nivel.

“Las previsiones meteorológicas no son buenas, al menos para lo que es noviembre, diciembre, enero y febrero, son meses que de por sí no llueve mucho, pero aun así además de que no llueve mucho se esperan lluvias abajo de lo normal; entonces, pues sí tenemos que ser muy cuidadosos”, puntualizó Juan Ignacio Barragán.

Con información de el horizonte.mx