Denuncia madre por castigo escolar que afectó a su hijo

Marypaz Morales Díaz denuncia represalias del director de una escuela en Escobedo, Nuevo León, contra su hijo Óscar, quien sufre de condiciones médicas graves.

Marypaz Morales Díaz denunció públicamente que el director de la Secundaria Técnica 62, Mariano Azuela, Juan Ángel González Llanas, tomó represalias contra su hijo Óscar Flores, quien padece síndrome de Brugada, una condición cardíaca seria, y epilepsia.

A raíz de un castigo, su condición médica se ha exacerbado.

Según Morales Díaz, el conflicto comenzó cuando Óscar fue agredido por un compañero de clase, Ricardo, quien le arrojó slime y lo empujó. Óscar, en un acto de defensa, respondió empujando y abofeteando a Ricardo, lo que derivó en una pelea.

Vi el golpe, lo esquivé y ya me empieza a tirar más y ahí fue cuando lo agarré así porque él me quería agarrar y yo le volteé la mano y ya lo agarré así.

Nos ve un profe, ya le digo al profe lo que sucedió y de repente me empieza a decir que no, no se peleen, y también regaña al otro porque él fue el que inició el pleito.

Yo no tenía nada que ver ni le dije nada y entonces ya el profe nos dice que les va a llamar a nuestras mamás, y cuando le llama a mi mamá le empieza a decir que se venga rápido porque es algo urgente, que no importa quién tenga la culpa, afirmó Óscar.

Posterior a ello, el profesor intervino y ambos estudiantes fueron llamados a la dirección, donde se les informó que se avisaría a sus padres. Cuando Marypaz llegó a la escuela, discutió con el director y la trabajadora social, de nombre Verónica, debido a que sentía que no se tomaban medidas adecuadas para proteger a su hijo de continuas agresiones.

Esto provocó discusiones en el plantel educativo ubicado en el municipio de Escobedo entre algunos de los docentes de la escuela y la madre de familia, sin embargo, el director aseguró que el incidente no tendría repercusiones en la educación de Óscar y que podría asistir a clases normalmente. 

A pesar de ello, al día siguiente, Óscar fue castigado y obligado a permanecer fuera del aula bajo el sol por varias horas, lo cual exacerbó su condición médica, provocándole dolor de cabeza, deshidratación y convulsiones.

Reportes médicos indicaron que esta exposición prolongada al calor fue especialmente peligrosa debido a su condición médica.

El martes le digo, bueno, yo nada más quiero saber que esta pelea que hubo entre nosotros tres no vaya a repercutir en él, esas fueron las palabras que yo utilicé con el director, que no la vayas a agarrar en contra de él y te vas a desquitar con él al día siguiente.

Y el director: ‘no, no, no, no, no, para nada’. ‘Mira, hijo, mírame’ y lo mira a los ojos y le dice: ‘tú mañana vas a venir, mañana, miércoles, jueves y viernes a tu escuela como si nada, vas a entrar, vas a tomar tus clases y tus exámenes normales como siempre, adentro del salón’.

Marypaz intentó hablar nuevamente con el director para entender las razones del castigo, pero no obtuvo una respuesta satisfactoria.

El director alegó que tenían un área especial para estudiantes con necesidades particulares, aunque Óscar nunca había sido tratado de esa manera antes del incidente.

La situación empeoró cuando Óscar empezó a experimentar espasmos, lo cual es un preludio a las convulsiones que pueden ocurrir debido a su enfermedad.

Marypaz decidió poner una queja formal ante la Secretaría de Educación, argumentando que la exposición prolongada al sol era una negligencia y un abuso de autoridad por parte del director.

Entonces yo me voy a la Junta de la escuela y no duré ni 15 minutos cuando me habla mi mamá y me dice, asustada, está llorando prácticamente.

Me dice: ‘nunca lo había visto así, por favor, regrésate, ya le entró la convulsión’. Mi mamá, lo único que piensa es en auxiliarlo, él gritaba, o sea, él siempre grita cuando le va a entrar una convulsión.

Él empieza así, entonces el grito muy feo y me quería ir porque él pierde la memoria cuando tiene una convulsión, afirmó la madre de familia, Marypaz.

Según el relato de la madre de familia, a pesar de la gravedad del asunto, el director no proporcionó una justificación coherente ni mostró empatía hacia la salud y el bienestar de Óscar.

Marypaz expresó su frustración y temor por la seguridad de su hijo, destacando que el maltrato psicológico y físico podría haber tenido consecuencias fatales.

Finalmente, Morales Díaz exigió una sanción para el director y medidas para garantizar que su hijo recibiera un trato justo, digno y adecuado.


Comentarios

copyright de contenido INFO7