Rosca de Reyes: ¿Por qué no comprarla con acitrón?

Especialistas advierten que las biznagas, de donde sacan el acitrón, están en peligro de extinción; invitan a la población a reflexionar sobre su consumo

  • Por: Luz Camacho
  • enero, 04, 2022 07:56

El 6 de enero está cerca y la compra de Rosca de Reyes es toda una tradición, y en los últimos años la puedes encontrar para todos los gustos entre rellenas y cubiertas, es por eso que no te será difícil comprar una que no tenga acitrón, pero ¿por qué no debes de consumir una rosca que tenga este dulce cristalizado típico de México? Aquí te lo decimos.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) declaró en peligro de extinción a las biznagas en 2005, por lo que invita a la población mexicana a reflexionar sobre su consumo.

¿De dónde sale el acitrón?

El acitrón es un crujiente y cristalizado dulce que se obtiene luego de cocer con piloncillo o azúcar de caña la pulpa de la biznaga, nativas de México, usualmente de la especie que recibe el nombre de Echinocactus platyacantus, las cuales tardan de 14 a 40 años en crecer 40 centímetros debido a "las condiciones de estrés de su hábitat: sequía, aridez y pobreza de suelos", de acuerdo con la página de la Semarnat.  

Cabe destacar que las biznagas aportan enormes beneficios al ambiente que le rodea, como lo es la retención de agua de lluvia mediante el gran entramado de sus raíces, frena la erosión y brinda néctar para los insectos polinizadores, por lo que este es otro motivo para reflexionar su consumo.

Las biznagas pertenecen a la familia cactáceas, que integran una gran diversidad de plantas. Este grupo de plantas habitan en diversos ecosistemas, pero la mayoría se desarrollan en ambientes áridos y semiáridos; en zonas de alta presión atmosférica con corrientes de aire seco.

Rosca de Reyes: ¿Por qué no comprarla con acitrón?

Foto: Pixabay

En México se cultivan las biznagas en las zonas áridas y semiáridas de los estados de Chihuahua, Coahuila, Zacatecas, San Luis Potosí, Durango, Nuevo León e Hidalgo. También, en Sonora, Baja California Norte y Sur, Sinaloa, Querétaro, Oaxaca y Puebla; donde las autoridades realizan acciones continúas para su protección y conservación.

El dulce de acitrón se obtiene de dos especies de biznagas mexicanas: la Biznaga Burra o Tonel Grande (Echinocactus platyacanthus), y la Biznaga Barril de Acitrón (Ferocactus histrix). Ambas están listadas como especies endémicas en peligro de extinción.

"Cuando no se da la cosecha, la pobreza induce a los campesinos a la extracción clandestina de la biznaga que, si se saca desde la raíz, se pierden los semilleros para la regeneración de sus poblaciones, explica el biólogo Gabriel Solano. Luego les quitan las espinas y las venden a traficantes que colocan su pulpa hecha acitrón en mercados o centros comerciales, contra lo que dicta la ley", informa la Semarnat.

"Tal vez, en unos años, los platillos que ostentan el acitrón como ingrediente tradicional encuentren una alternativa para sustituirlo y así preservar esta planta mexicana", invitan las autoridades a reflexionar.

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7