Destaca AMIS importancia del seguro ante desastres

Para la temporada de ciclones 2024, la Conagua pronostica al menos 35 ciclones, con un enfoque en la activa temporada en el Pacífico.

Con el inicio de la temporada de huracanes, del 15 de mayo al 30 de noviembre de este año, el sector asegurador señaló que no todos los siniestros de riesgos hidrometeorológicos cubiertos son de ciclones, pues en 2023 el 42% de las pérdidas se debieron a inundaciones, granizadas y daños por lluvias.

Incluso, a  nivel nacional, no sólo las entidades costeras son susceptibles de sufrir daños por riesgos hidrometeorológicos y previo a la llegada de Otis, los estados no costeros representaron el 55% de los daños asegurados por este tipo de eventos, informó la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Agregó que las entidades costeras antes de Otis concentraban el 48% de los daños cubiertos por siniestros de riesgos hidrometeorológicos.

Para la temporada de ciclones 2024, la Conagua pronosticó al menos 35 ciclones entre el Pacífico y el Atlántico, nueve más que en 2023. 

Se espera una temporada muy activa, para el Pacífico hasta 4 ciclones de categoría 3, 4 o 5 y los estados que podrían resultar más afectados son Baja California, Sinaloa, Quintana Roo, Yucatán y Veracruz, agregó.

Cabe señalar que México es un país altamente vulnerable a fenómenos naturales, como los huracanes, que podrían impactar directamente en 17 estados costeros, pero en el caso de las inundaciones, 45% del territorio nacional está expuesto.

El Informe sobre Riesgos Mundiales 2023 coloca a México en el cuarto lugar de países en el mundo con mayor índice de riesgo por catástrofes ocasionadas por este tipo de eventos naturales con 38.17%, solo por debajo de Filipinas con 46.86%, Indonesia con 43.50% e India con 41.52 por ciento.

La directora general de la AMIS, Norma Alicia Rosas, afirmó que México debe estar asegurado y adoptar medidas preventivas ante los pronósticos de fenómenos naturales extremos e impactos adversos causados por el cambio climático.

Abordar los riesgos de manera integral y proactiva permitirá construir comunidades más resilientes y preparadas para enfrentar los desafíos que presenta un entorno natural cada vez más cambiante.

Solo después de Wilma (2005), el Huracán Otis (2023) se colocó como el segundo evento meteorológico más costoso para el sector, al 31 de mayo la industria aseguradora ha cubierto por este huracán $38 ,451 millones de pesos por daños.

Edificios, oficinas y viviendas entre los más afectados, antes de Otis

La AMIS informa que los giros asegurados que resultan más afectados por riesgos hidrometeorológicos son los edificios que no son oficinas (23.6%), oficinas (20.6%), viviendas (13.9%), fábricas o naves industriales (17.4%), y hoteles (13.2%).

Norma Alicia Rosas, directora general de la AMIS , destacó la importancia de una cultura del seguro como una inversión para el bienestar general: “el acceso a seguros no solo protege a las familias y empresas en momentos de crisis; también contribuye al desarrollo económico al fomentar la estabilidad y la tranquilidad social”.

Adquirir un seguro es contar con un respaldo ante situaciones inesperadas, por ello recomienda a la población acercarse a las aseguradoras para recibir asesoría sobre el producto financiero más adecuado a la zona en donde viven.


Comentarios

copyright de contenido INFO7