Padre se aferra a mano de su hija muerta bajo los escombros

Crédito: Adem Altan, AFP


Socorristas y personas que brindaron ayuda al señor Hancer, lo escucharon decir “papi está aquí” a su hija que se encontraba debajo de una pesada loza.

El pasado domingo un sismo de magnitud 7.8 devastó varias ciudades de Turquía y algunas de Siria.

Videos y fotos de edificios cayendo y personas corriendo por todos lados inundaron el internet debido al terremoto.

Pese a que todas las imágenes capturadas causaron impacto, ninguna logró lo que hizo sentir la fotografía tomada por Adem Altan, fotoperiodista de AFP, quien capturó al señor Mesut Hancer aferrándose a la mano de su hija muerta, quien se encontraba debajo de los escombros.

Irmak de 15 años de edad murió luego de que los escombros de su casa cayeran encima de ella tras desplomarse por el terremoto del domingo.

En la imagen se ve a Mesut Hancer sufriendo de frío mientras tiene en su man izquierda la mano sin vida de su joven hija, quien quedó entre la loza de la casa y una base de madera para cama que era utilizada por ella misma.

Socorristas y personas que brindaron ayuda al señor Hancer, lo escucharon decir “papi está aquí”, pese a que le dijeron que abandonará el lugar, Mesut no quiso hacerlo para permanecer junto a su hija.

Van cerca 5 mil muertos tras terremotos

Entre las autoridades de Turquía y Siria han informado cerca de 5 mil personas muertas y más de 25 mil lesionadas tras los sismos.

Tan solo en Turquía, en donde se registraron los epicentros de dos temblores de magnitud 7.8 y 7.6 el recuento oficial marca 3 mil 432 muertos y cerca de 21 mil heridos.

En tanto, en Siria en donde los estragos del movimiento telúrico también se hicieron sentir, las autoridades han informado la muerte de mil 552 personas y 3 mil 549 más lesionadas.


El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró ayer que estos terremotos suponen el mayor desastre sufrido por el país desde el seísmo de 1939 en Erzincan, en el este de Turquía, que dejó más de 32,000 muertos y provocó un tsunami en el mar Negro, situado a unos 160 kilómetros del epicentro.

Desde hace dos días el apoyo internacional se hizo sentir en ambas naciones con insumos médicos, alimentos y personal de rescate. 

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7