La ketamina podría usarse para tratar depresión resistente

De acuerdo con un reciente ensayo clínico, la ketamina en pastillas se mostró eficaz contra la depresión resistente a otros tratamientos

Un reciente ensayo clínico ha demostrado que la ketamina en forma de comprimidos de liberación prolongada puede ser una opción efectiva y con menos efectos adversos para tratar la depresión resistente a otros tratamientos.

Este ensayo, liderado por la Universidad de Otago en Nueva Zelanda y cuyos resultados fueron publicados en la revista Nature Medicine, ha generado expectativas sobre una nueva vía de administración del fármaco.

La ketamina, utilizada comúnmente para tratar la depresión, se administra tradicionalmente por vía intravenosa o mediante un aerosol nasal.

No obstante, estas vías de administración pueden causar efectos secundarios significativos como disociación, hipertensión y taquicardia.

La nueva formulación oral, denominada R-107, busca mitigar estos efectos adversos al liberar el fármaco de manera más lenta en el organismo.

El ensayo clínico, aún en fase 2, incluyó a 231 pacientes en su primera etapa, donde recibieron 120 miligramos de R-107 durante cinco días.

Los investigadores buscaron identificar a los pacientes que respondían al tratamiento, definido como aquellos con una reducción del 50% o más en sus puntuaciones en la escala de calificación de la depresión de Montgomery-Asberg.

De estos, 168 pacientes mostraron una respuesta positiva y avanzaron a la segunda fase del ensayo.

En la segunda fase, los pacientes fueron asignados aleatoriamente a continuar con R-107 o a recibir un placebo.

Los resultados mostraron que, después de 13 semanas, el 71% del grupo placebo experimentó una recaída en la depresión, en comparación con solo el 43% de los pacientes que continuaron con R-107.

Además, la formulación en comprimidos mostró una excelente tolerabilidad, sin cambios significativos en la presión arterial y con mínimos informes de sedación y disociación.

Los efectos adversos más comunes fueron dolor de cabeza, mareos y ansiedad.

Los investigadores concluyen que la ketamina de liberación prolongada en formato de comprimidos también ofrece una mayor comodidad para los pacientes, permitiendo una administración más sencilla y menos invasiva en la comunidad. 


Comentarios

copyright de contenido INFO7