Se cumplen 40 años de invasión y bronca en el Tec

Este vergonzoso capítulo aconteció un sábado 22 de octubre de 1983, tras jugarse la jornada 8 de la Liga 83-84, que terminó con victoria del Monterrey

Una página oscura en la historia del futbol regio y mexicano se escribió hace 40 años, cuando aficionados de Rayados y jugadores del Tampico protagonizaron una descomunal bronca en la cancha del Estadio Tecnológico.

Hasta dos jugadores de la Jaiba Brava y su auxiliar técnico pisaron la cárcel por los puñetazos y patadas voladoras que propinaron a sus víctimas.

Este vergonzoso capítulo aconteció un sábado 22 de octubre de 1983, tras jugarse la jornada 8 de la Liga 83-84, que terminó con victoria del Monterrey 1-0 con anotación del argentino Miguel Angel 'Tanque' Torres.

Todo comenzó cuando el 'Tanque' Torres, ya en tiempo de compensación, al minuto 91, bombeó ante un Pilar Reyes adelantado, pero el esférico salió por encima de la portería norte, yendo el guardameta rápidamente por él para reanudar el juego lo más pronto posible.

En su desesperación porque el encuentro agonizaba, Pilar empujó al recogepelotas y después le asestó unas patadas porque envió el balón a las tribunas.

Al ver al portero patear al sujeto, decenas de aficionados brincaron a la cancha, armándose el zafarrancho con los jugadores del cuadro porteño y hasta contra elementos de seguridad que al ver la gresca entraron también en acción.

Para 'avivar más las llamas del fuego' que se vivía en la cancha del Tec, crónicas periodísticas de lo sucedido relataron que un empleado de La Pandilla, llamado Pedro, que era el encargado de la zona de prensa, gritó: “Extranjero mal agradecido”, a Héctor Hugo Eugui, quien era el auxiliar técnico del Tampico Madero, que era dirigido por Carlos Miloc.

Al escucharlo Eugui se abalanzó a golpes, pero Pedro corrió y en la huida cayó al suelo, mala fortuna que aprovechó el auxiliar y los jugadores Carlos Revetria y Francisco Fernández para golpearlo estando tendido en el césped.

La riña campal sin precedentes dejó como resultado tres heridos por los golpes que recibieron por parte de los jugadores de la Jaiba, así como tres encarcelados, el arquero Pilar Reyes, su suplente Jorge Miranda y el auxiliar Héctor Hugo Eugui.

Los tres fueron traslados a la Policía Judicial, hoy Ministerial, donde tuvieron que pagar una fianza de 150 mil pesos cada uno y así recuperar su libertad.

Algunos aficionados también fueron detenidos por agredir a los policías.

Otros daños registrados fueron automóviles apedreados en el estacionamiento del estadio, misma suerte que corrió un autobús de la porra de la Jaiba. Aparte de los efectivos de seguridad, los paramédicos de la Cruz Roja también tuvieron mucho trabajo esa noche atendiendo a los heridos.

El árbitro Maximiliano Couret dio por terminado el partido, limitándose a reportar en la cédula que una persona en la cancha envió el balón a la tribuna, Pilar Reyes lo golpeó y provocó la invasión de los aficionados a la cancha.

El marcador final quedó fuera de la bronca y el triunfo fue para Rayados 1-0 ante el Tampico.


Comentarios

copyright de contenido INFO7