Elon Musk bromea mientras empleados de Twitter renuncian

Tras ultimátum lanzado por Elon Musk de 'trabajar muchas horas a alta intensidad' o dejar Twitter, cientos de empleados han renunciado a la compañía

El nuevo propietario de Twitter, Elon Musk, bromeó anoche en su propia cuenta en la red sociales sobre el destino de la compañía, luego de darse a conocer que cientos de empleados renunciaron, después del ultimátum lanzado por su nuevo propietario, Elon Musk, que les instaba a trabajar duro o a abandonar la firma.

Musk aseguró en un tuit que la red del pajarito azul 'ha conseguido un nuevo máximo histórico de tráfico LOL (acrónimo en inglés para referirse a reírse mucho)', mientras que en otra publicación compartió que el famoso meme de la tumba de la serie 'The Flash', dando a entender que el nuevo Twitter festeja la muerte del viejo Twitter.

Su último tuit cuestiona que varios senadores estadounidenses hayan pedido a la Comisión Federal de Comercio investigar a Twitter cuando al mismo tiempo la plataforma de criptomonedas FTX hace perder miles de millones de dólares a sus clientes, todo ello con una foto de un par de rinocerontes apareándose en la sabana africana.


Por otra parte, usuarios que se identificaban como empleados de la Twitter realizaban publicaciones relacionadas con sus renuncias, como un ingeniero de la red social que tiene más de 34,000 seguidores, el cual tuiteó: 'De: DM de Ingeniería a Elon Musk. Asunto: Adiós'.

Al margen de los propios empleados en las redes, medios estadounidenses como el New York Times citaron fuentes internas de la compañía que confirmaron que muchos empleados han optado por abandonar y que la propia empresa está tratando de convencer a algunos de ellos para que no se marchen.

Según la información del Times, el propio Musk y sus asesores más cercanos están reuniéndose con empleados a quienes consideran fundamentales para el funcionamiento de la empresa y pidiéndoles que no se marchen.

El diario cifra en cientos los trabajadores que habrían comunicado ya a la empresa su partida.

Este es el resultado del ultimátum que Musk dio a sus empleados el miércoles, en que les ofreció elegir entre dos opciones: comprometerse a trabajar largas jornadas y de forma extremadamente dura o dejar la empresa con una indemnización de tres meses de sueldo.

El propietario de la red social envió un correo electrónico a la plantilla en el que anunció que para crear la Twitter 2.0 hará falta 'trabajar muchas horas a alta intensidad' y que solo quienes ofrezcan un 'desempeño excepcional' pasarán el corte.

'Si estás seguro de que quieres ser parte de la nueva Twitter, por favor pulsa sí en el enlace de debajo', señaló el mensaje, que añadió un enlace a un formulario que cada empleado puede rellenar.

'Cualquiera que no lo haya hecho para las 5pm ET de mañana (jueves) recibirá tres meses de indemnización', añade Musk, dando de plazo hasta las 17.00 del jueves, hora de Nueva York (22.00 GMT).


En el mensaje, el nuevo dueño de Twitter adelantó además que la empresa va a estar a partir de ahora más enfocada hacia la ingeniería y que los programadores constituirán la mayor parte de la plantilla y tendrán la mayor influencia.

'En el fondo, Twitter es una empresa de software y servidores, así que creo que esto tiene sentido', apuntó el empresario.


Musk ha acometido ya una importante reducción de la plantilla de la red social, donde pocos días después de hacerse con el control despidió a aproximadamente la mitad de los alrededor de 7,500 empleados que tenía la empresa.

En los últimos días, el multimillonario también ha despedido a varios empleados que cuestionaron a través de la propia red social algunas de sus afirmaciones sobre el funcionamiento de Twitter.

El caótico desembarco de Musk en la compañía ha incluido además el anuncio -y posterior retirada- de nuevos servicios como la verificación de pago, que permite a cualquiera que pague 8 dólares al mes contar con el símbolo azul que hasta ahora identificaba a cuentas relevantes cuya identidad había sido confirmada.

En medio de críticas, y después de que usuarios usasen esa opción para hacerse pasar por empresas y personalidades, Twitter detuvo temporalmente este nuevo servicio, Twitter Blue, que en principio dijo que volvería a poner en marcha a finales de esta semana.

A última hora del martes, Musk anunció que el relanzamiento de Twitter Blue se retrasa hasta el 29 de noviembre para garantizar que es sólido.

(Con información de EFE)