Huertos familiares toman fuerza en Nuevo León

En Nuevo León se promueven los huertos familiares para mejorar la calidad alimenticia y la salud, además de ayudar a la economía de la población vulnerable, pese a que la industria y el comercio son predominantes en esta región

  • enero, 10, 2015 00:00
Durante los últimos años se han realizado diversas acciones para concientizar a la población, en particular a los niños y jóvenes, sobre los beneficios de obtener productos de la canasta básica cosechados en pequeños espacios de los hogares.

 

 

Impulsados por las autoridades estatales, municipales y organizaciones privadas, los huertos familiares se han multiplicado en los diversos municipios del estado, todos con el objetivo de promover una mejor alimentación entre la población.

 

 

El titular de la Secretaria de Desarrollo Social en el estado, Federico Vargas Rodríguez, se refirió el caso del Centro Comunitario en el municipio de Cadereyta Jiménez, al noreste de la entidad, en donde más de 300 familias han trabajado este año en el desarrollo de pequeños huertos en sus viviendas.

 

 

Estos grupos de familias reciben constantemente guías para saber los aspectos básicos al sembrar, así como los cuidados que deben tener los cultivos de acuerdo a cada estación del año, dijo.

 

 

Para esta tercera cosecha, los habitantes de esa población ya han recogido la siembra de chile morrón, chilaca y serrano, tomate, acelgas, cebolla, cilantro, frijol, melón, sandía, entre otros productos.

 

 

Por su parte, el secretario de Desarrollo Económico estatal, Rolando Zubirán Robert, dijo que este tipo de programas de huertos permiten a la comunidad producir alimentos sanos y complementar la dieta familiar.

 

 

Refirió que estos huertos familiares y comunitarios son factibles de implementarlos en pequeños espacios, en las viviendas y otros lugares, en pedazos de tierra de tan sólo ocho metros cuadrados.

 

 

Estas pequeñas parcelas pueden llegar a producir hasta 10 cultivos en los ciclos de siembra en la región, en las temporadas de otoño-invierno y en el de primavera-verano.

 

 

Los trabajos reciben el apoyo técnico del Sistema DIF que llevan a cabo un programa de capacitación, además de entregar paquetes de apoyo para huertos familiares orgánicos en algunas poblaciones.

 

 

Dichos paquetes, contienen semillas de repollo, acelgas, tomate, chile jalapeño, además de implementos y herramientas para la siembra y cosecha de las hortalizas.

 

 

Las dependencias estatales proporcionan las técnicas, opciones o alternativas para la implementación de huertos y producción de hortalizas para el auto consumo a la población en condición de vulnerabilidad.

 

 

A su vez, la titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano en esta ciudad, Brenda Sánchez, informó que este año más de 800 familias regiomontanas participaron en el programa de cursos para desarrollar "huertos urbanos".

 

 

Resaltó que a principios del 2014 pusieron en marcha un "huerto urbano" en uno de los jardines de la Plaza Zaragoza, en cual se plantaron semillas de rábanos, sandía, melón, calabaza y papa.

 

 

Este modelo, dijo, ha sido replicado de manera exitosa en otras colonias de la ciudad, sobre todo porque en ello participan en algunos casos familias enteras, niños y jóvenes, preocupados por la calidad de lo que consumen.

 

 

Los cursos, expresó, conllevan la capacitación para que las personas aprendan a crear huertos urbanos en sus hogares, además de proporcionarles hortalizas, frutas y vegetales frescos, como melón, sandía y papa.

 

 

La funcionaria estatal consideró que ha sido muy importante "trasladarnos a esta cultura de tener nuestros huertos familiares, de tener nuestro propio nivel de consumo en nuestra propia casa ".

 

 

"Llevamos a la fecha 800 familias capacitadas que han adquirido el conocimiento de producir estos productos, ha habido un éxito rotundo en este tema, ha sido de mucho interés para niños y mujeres principalmente ", declaró.

 

 

Estos cursos sobre huertos urbanos son gratuitos y son llevados por especialistas a las colonias de esta capital donde sean solicitadas por los vecinos a la dependencia municipal, manifestó.

 

 

Recientemente, el especialista regiomontano en "micro huertos", Radko Tichavsky, comentó que "la gente está preocupándose cada vez más por lo que come", por eso está interesada en la producción de alimentos en sus viviendas.

 

 

"La gente aprende que las frutas y verduras tienen su temporalidad, si le preguntan a la gente cuándo es la cosecha de tomate, la mayoría no sabe responder, porque lo encuentran todo el año en el supermercado", expresó.

 

 

Las personas, apuntó, "tienen que aprender de nuevo cómo sembrar, a reconocer las plantas y cuidar de ellas, revisar las plagas y conocer las características más importantes de las plantas".

 

 

A su vez, el Club Sembradores de Amistad Regiomontano informó que apoya un programa de "huertos familiares en las colonias Santa Elena y Canteras, de alta marginación, en el municipio de San Pedro Garza García".

 

 

Señaló que apoyan a la comunidad para que produzcan legumbres, lo cual implica desde conseguir la semilla, integrar la composta, brindar los bloques que sirvan de contención y dar una elemental tecnología.

 

 

Actualmente lo que más se siembra en los pequeños "huertos familiares" en dichas colonias y en escuelas sampetrinas es maíz, calabacita, zanahoria, papa, tomate, cebolla, ajo, perejil y chile.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7