Se tenía que decir y se dijo: ¡Fiscal no les hace nada!



La encomienda del fiscal Anticorrupción, Javier Garza y Garza, es castigar las transas y negligencias de servidores públicos, pero no le está entrando al asunto

De verdad que da rabia y se siente impotencia al ver las groseras y evidentes transas que se aventaron ciertos personajes –no todos– del gobierno del “Bronco” en Nuevo León, e incluso las presuntas negligencias en las que incurrieron.

Porque a veces el “no hacer” es tan grave como el “hacer algo malo”... Y ese es el caso con el Metro de Nuevo León.

Gente del propio gobierno estatal actual confirmó que el equipo de Jaime Rodríguez Calderón fue omiso en el mantenimiento de la Línea 2 del Metro, cuando, nomás de entrada, disminuyó en ¡90%! el presupuesto que se le destinaba a dicho rubro en el sexenio anterior; o sea, el de Medina.

Para que se dé una idea del cinismo imperante en algunos miembros de esa administración: resulta que ni una triste refacción para la Línea 2 compraron los “bronco-funcionarios” en los últimos tres años de ese gobierno.

Tan dejaron tirado el Metro, que tantos como 15 vagones quedaron “yonqueados” y arrumbados porque no les reemplazaban sus piezas, y toda esa bronca la terminó heredando el gobierno de Samuel García.

En ese tramo final del sexenio anterior, la cabeza de la que dependía el Metro era Manuel Vital –uno de los dos “Manueles” que hoy enfrentan sendas denuncias penales por actos de presunta corrupción–, pues fungía como secretario de Desarrollo Sustentable, donde está Metrorrey.

Pero quien tampoco puede clamar inocencia es el otro “Manuel”, el exsecretario de Gobierno, Manuel González, pues incluso ocupó el cargo de gobernador interino justo en uno de los periodos en que se abandonó por completo a la Línea 2 del Metro.

Y para rematar, esos funcionarios sí se enteraron de las grietas que le salieron al viaducto elevado, por las cuales hoy está cerrado el Metro, pero en vez de hacer un estudio profundo y tratar de reparar las fallas estructurales, nomás le dieron una manita de gato superficial a los daños.

¿Acaso no se va a hacer justicia contra los responsables de estas probables negligencias, que de entrada ya le causaron un gasto de $1,000 millones a la actual administración, pero que, peor aún, pudieron haber provocado un accidente fatal?

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7