Pasan los años y a sus casas no llega ni una gota de agua



Los habitantes del ejido La Fragua, en Cadereyta, tienen que aprovechar el paso de una pipa de agua para surtirse y llenar sus tambos

Aunque bajo sus pies corren 5 mil litros de agua por segundo, y que próximamente serán más por el nuevo acueducto de El Cuchillo, los habitantes del ejido La Fragua, en Cadereyta, llevan décadas padeciendo la falta de suministro.

Cuando se construyó el primer “popote” de la presa, los ejidatarios entregaron terrenos a la autoridad para el proyecto y únicamente pidieron el básico servicio de agua.

“Pasan los años y siguen pasando, vinieron unos, han venido otros, y ya al último dijeron que no se podía pero que lo iban a resolver de otras maneras, según nos iban a abrir un pozo o nos iban a poner tinacos, pero ha quedo en puro bla bla bla y no se ha resuelto nada”, lamentó Manuel Salazar, comisario de La Fragua.

La comunidad, localizada a 12 kilómetros de la cabecera municipal, subsiste con pipas que llegan de manera irregular, por lo que la escasez de agua para necesidades básicas es un problema frecuente.

“Hay veces que la pipa viene cada semana, pero hay otras que se tarda hasta 18 días o dos semanas, y se batalla.

“Cuando se acaba pues ya no tenemos agua para cocinar, para tomar, para bañarnos, normalmente se batalla en estos pueblos que están olvidados”, explicó un joven de nombre Erik Garza.

Debido a que el segundo acueducto será contiguo al primero, el desfile de autoridades en La Fragua comienza a aparecer conforme la obra se acerca a la comunidad otra vez.

Para los habitantes, el proyecto representa la oportunidad de qué esta vez, después de décadas, se cumplan las promesas que se hicieron.

“¿Qué necesitamos para que nos echen la mano? nosotros ya les echamos la mano y la seguimos echando, porque nosotros apoyamos bastante, no les costó ni un cinco, nada más pedir y el ejido les cedió; entonces de allá pa’ acá también queremos”, dijo el comisario.

Durante el recorrido realizado por INFO7 en el ejido, se pudo constatar la gran cantidad de recipientes con los que los habitantes guardan el agua mientras regresa la pipa.

A nuestra visita, La Fragua llevaba 18 días sin ser abastecida.



COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7