Migrantes duermen en el piso pese a bajas temperaturas

This browser does not support the video element.

La temperatura gélida que se vive en la metrópoli regia también cobra factura a los migrantes que viven en albergues como la Casa INDI

Lejos de su tierra, que puede ser Haití, Honduras, Nicaragua, Guatemala, Venezuela u otro país donde la crisis económica se ha agudizado y las libertades se han afectado, los migrantes siguen sufriendo.

Aguardan en Nuevo León buscando cruzar a Estados Unidos, pero ese día de alcanzar su sueño americano no llega.

Y mientras esperan, en tierras regias tienen que aguantar el intenso frío y las lluvia, que les pegó a decenas de migrantes que duermen al exterior de la Casa INDI, en la colonia Industrial, en Monterrey.



Bajo toldos, sobrevivieron a las bajas temperaturas. Algunos durmieron en el piso. Otros se resguardaron en donde podían, como el que utilizó el acrílico que quedó de lo que fue una improvisada caseta de Policía.

Todos piden a la comunidad que, por humanidad, se solidarice con ellos, llevándoles ropa y comida, y de ser posible que les den trabajo.

A la zona llegan personas en camionetas y les ofrecen llevarlos a alguna obra en construcción para que se empleen de ayudantes, pero por desgracia, la chamba no alcanza para todos y los que se quedan en la calle tienen que aguantar el frío, la lluvia y las demás incomodidades.

'Para nosotros los inmigrantes una palabra es más sencilla; el que tenga corazón, que nos pueda ayudar, sea cobijas, comida, lo que sea de su corazón, lo que le nazca, aquí los estaremos esperando los inmigrantes.

Otros sí tienen trabajo, pero como quiera siguen necesitando ayuda.

Junto a ellos, hay quienes sí son regios, como don Rafael González, de 78 años de edad, quien se quedó sin casa y sin familia en plena onda gélida, andaba con sus pies descubiertos y sólo pide que lo dejen en casa INDI, pues no tiene a donde ir ya que la pensión del Bienestar no le alcanza para la renta.

Todos ellos necesitan ayuda y si usted puede brindárselas, ellos se lo agradecerán.