Llaman expertos a evaluar programas sociales contra pobreza

This browser does not support the video element.

Precisan que en el país existen 11,900 programas sociales de nivel federal, estatal y municipal; sin embargo, muchos de ellos no funcionan de manera correcta

Para hacer un cambio importante en Nuevo León se debe trabajar desde una política transversal, es decir, que se privilegie los intereses colectivos y las necesidades sociales por encima de los políticos o propios.

Esto ayudará a que conduzca a combatir de manera eficiente las causas de la pobreza, consideraron expertos en el Foro: “La Pobreza en Nuevo León: ¿Cómo hacerle?”

Durante el panel, se precisó que en el país existen 11,900 programas sociales de nivel federal, estatal y municipal; sin embargo, muchos de ellos no funcionan de manera correcta, pues están “fragmentados” al no atacar de manera conjunta la problemática.

Edgar Martínez, especialista en evaluación de políticas públicas, subrayó que la generación de una política social no puede estar aislada, sino que requiere de una alineación de estrategias.

“Requerimos ese reforzamiento, pero también necesitamos que la política social más allá de los temas de derechos, —donde el hambre y la alimentación son un tema fundamental—, pero también la atención a los distintos grupos vulnerables y no solo los grupos vulnerables de manera más tradicional sino a los que han sido históricamente discriminados.

“Los gobiernos necesitan implementar para combatir de mejor manera la pobreza, este conjunto de estrategias que vayan articuladas con un solo eje y que tengan obviamente estás piezas diferenciadas, atendiendo a quién más lo necesita, a priorizar de alguna manera con la parte de medición, pero con un enfoque más amplio, más transversal que puede ser el enfoque de derechos sociales”, sostuvo el experto.

Por su parte, Ana Fernanda Hierro, directora del Consejo Nuevo León, afirmó que todo lo que tiene que ver con desigualdad, con movilidad social tiene un componente de género, por lo que la política que se implemente debe partir desde esa perspectiva.

“Por poner un ejemplo, solamente el 28% de las mujeres asalariadas tienen acceso a guarderías o estancias infantiles en Nuevo León son las asalariadas y estamos hablando que cerca de la mitad de la población de mujeres ni siquiera participa en la economía; entonces ¿qué condiciones de vida?, ¿que oportunidades hay de salir adelante?, de encontrar alternativas de trabajo, de encontrar oportunidades de desarrollo, son muy limitadas y pues así hay muchos más datos”, resaltó Hierro.

Con información de elhorizonte.mx