Celebra familia de Ecuador en Monterrey triunfo de su equipo

El primer partido de la Copa del Mundo fue entre Ecuador y el país anfitrión, y así vivió esta familia ecuatoriana el triunfo de su selección contra Qatar.

Entre gritos de felicidad, mucho nerviosismo, banderas y platillos típicos, una familia de Ecuador radicada en Monterrey celebró el triunfo de su Selección en el primer partido de la Copa del Mundo.

Los Sandoval Romero, que viven en Nuevo León desde hace cinco años, esperaban con ansias el encuentro pues es una manera de sentirse cercanos a su tierra natal.



'Siempre lo tratamos de ver en familia el mundial, los partidos de Selección, sobretodo ahora que estamos lejos de Ecuador disfrutamos de estos momentos de nuestro equipo nacional.


'Nos sentimos bastante bien porque es algo que podemos hacer los que estamos lejos', comentó don Ricardo, el padre de familia.


Al comienzo del encuentro los tres integrantes de congregaron frente al televisor y, junto a su equipo, entonaron el himno de su país.

Tras varios minutos de nervios, un gol marcado por Ener Valencia rompió con la relativa calma en la sala de los Sandoval, quienes se abrazaron para festejar.

Un penal marcado a favor de la escuadra ecuatoriana mantuvo en suspenso a la familia para finalmente ponerlos a gritar de felicidad.

Al finalizar el partido, donde los sudamericanos se impusieron ante el anfitrión, Qatar, los Sandoval se levantaron de sus asientos para abrazarse nuevamente.

'Juega Ecuador en el mundial y uno está emocionado, también de ganarle a mis amigos en las apuestas del colegio.


'Yo les preguntaba a qué equipo iban a apoyar y me decían que a Qatar, y apostamos, así que es momento de hacerme rica', comentó la más pequeña de la familia.


Una vez terminado el partido avanzaron a la mesa donde comieron una tradicionales 'bolones de verde', un platillo típico hecho a base de platano y queso.

Y aunque no todos los miembros de la familia son aficionados al deporte, cada uno de ellos disfruta la oportunidad de convivir y recordar su tierra.

'A pesar de que mi mamá no es tanto de fútbol, mi papá sí y somos bien hinchas, entonces sí nos gusta verlo en familia y reunirnos', dijo la pequeña.