Tienen sobrinos de Manuel González empresas 'sospechosas'

Firmas relacionadas con sobrinos de Manuel González tienen actividades distintas a las reportadas ante padrón de proveedores del gobierno de Nuevo León

Aunque han obtenido contratos de más de $2,000 millones de pesos por parte del gobierno de Nuevo León, en la administración de Jaime Rodríguez, las polémicas empresas de Manuel y Javier Flores, sobrinos de Manuel González, parece que existen sólo en el papel, ya que en sus domicilios oficiales no ostentan el mismo nombre, ni operan como tales, al punto de que las recepcionistas desconocen la razón social que tiene registrada gobierno.

Lo anterior se comprobó al acudir a los domicilios dados de alta por las empresas en el padrón de proveedores estatal. El primer lugar visitado fue el registrado por "Sainar Médica", empresa de Manuel y Javier Flores Martínez, en avenida Las Américas, número 706, colonia Hércules, en el municipio de Guadalupe.

Sin embargo, el lugar no opera como empresa proveedora de equipamiento médico -que es el servicio que le "venden" al gobierno-, sino que se trata de una clínica modesta, de sólo dos pisos, con apenas un espacio para una ambulancia; además, su nombre comercial exhibido en la fachada es otro: AR Salud Integral.

Las empleadas recepcionistas dijeron no conocer el nombre de Sainar Médica, sino sólo el de la clínica, AR Salud Integral.

Además, se ve difícil que dicha empresa pueda brindar el otro servicio por el que está contratada en gobierno, que es el de consultas externas para los más de 10,860 derechohabientes no sindicalizados que tiene el estado, por el reducido tamaño de la clínica.

Y a esto se agrega que ahí una empleada dijo que Manuel y Javier Flores Martínez nunca van a ese lugar y que más bien ellos despachan en unas oficinas distintas, en el Centro Médico San José.

Esa segunda dirección que es calle Doctor Cantú, número 300, colonia Doctores, en Monterrey, es con la que los hermanos Flores Martínez registraron a la otra empresa Servicios Médicos de Emergencia, misma que su contrato fue cancelado por el gobierno estatal por incumplimientos en el servicio, y de la cual los hermanos Flores Martínez supuestamente habían renunciado.

No obstante, de acuerdo a los empleados, estos hermanos aún trabajan ahí.

"Aquí tenemos solamente doctores, aquí son consultorios", dijo la empleada.

"¿No son oficinas?", le cuestionó el reportero. "No, para nada", respondió y afirmó: "Existe un piso de ellos, pero ahorita ya no hay nadie".

Servicios Médicos de Emergencia es la empresa que ganó un contrato $1,026 millones de pesos para proveer de consultas externas y equipamiento al hospital del Isssteleón, pero le fue cancelado en marzo pasado por irregularidades.

Esta empresa aparece registrada como propiedad de los sobrinos de Manuel González, aunque el 24 de septiembre, Javier Flores Martínez dijo que ya no pertenecía a ella.

Sainar Médica es la empresa que se quedó con el contrato de $210 millones de pesos al ser rescindido de su primera empresa que también les pertenecía.

Ante esta situación, el presidente de la organización Fortaleza Ciudadana, Luis Gerardo Treviño García, insistió en que el estado revise el padrón de proveedores para que elimine las compañías fantasmas.

 

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7