Sobrevive joven a brutal ataque; pide apoyo para medicamentos

Mujer es atacada de forma brutal en Salinas Victoria; denuncia que fue drogada, abusada sexualmente y quemada por hombres a los que rentaba un cuarto

A los 23 años su vida dio un giro de 180 grados.

Elvia fue víctima de feminicidio en grado de tentativa el mes de marzo del año en curso, por sus renteros en la colonia Bosques de Castilla, en Salinas Victoria.

“Yo no tenía a quien recurrir allá en Salinas y como mi hermano y mi cuñada se habían ido para Tamaulipas, me quedé sola allá en Salinas. Se aprovecharon; me estaban diciendo cosas, que iban a matar a mis hijos, que yo no tenía a donde ir que mí hija ya esta muerta”, comentó.

La joven madre de familia vivió sola en ese municipio, pues ahí trabajaba en un supermercado en el área de carnicería y abarrotes; su esposo viajaba constantemente a Tamaulipas como taxista y sus hijos estaban bajo el cuidado de su suegra.

“Estuve bien mientras llegué. No me decían nada, yo creo para que agarrara confianza, iba a mi trabajo bien y regresaba. Después como que ya tenían todo planeado”, narró.

“Así llevan a muchas muchachas, está ahorita una de 16 años”.

El terror comenzó con amenazas contra su familia.

 “Que iban a matar a mis hijos. Tenía fotos de mis niños e iban y me les echaban humo de cigarro. Estaban como locos; le decían cosas a mis hijos, que los iban a matar, a mí y a mí familia. Se me salían las lágrimas porque no podía hacer nada”.

“Abusaban de mí varias veces en esa casa. El dueño de la casa tenía unos 40 años y el otro tenía unos 28 años. Según eran amigos”, señaló Elvia.

Tamez y Legal, fue como Elvia identificó a sus agresores.

Su último día fue de terror, al pasar por una violación, ser drogada y después le prendieron fuego para finalmente abandonar su cuerpo en una brecha cerca del municipio de Guadalupe.

“Les pedí agua y me lo dieron en un vaso como de yogurt. Pero sabía a que no tenía nada; me sentía bien drogada, mareada, escuchaba voces…”.

Sus quemaduras eran de tercer grado, gravedad que no daba buenas expectativas para los médicos del Hospital Universitario.

“Dicen que ya no tenía esperanzas de seguir viviendo a mí esposo. Ahí duré tres semanas en terapia intensiva”.

“Mis hijos me esperaban todos los días, mí suegra dice que me lloraban, que dónde estaba su mamá. Ahorita sí me duele bastante que me vean así y me pregunten qué me pasó; les digo que me caí”.

La Fiscalía la abandonó.

“Nosotros denunciamos y nunca hicieron nada, nunca me llegó la hoja para otra vez ir… nada. Los ministeriales y en el CODE me dijeron que iban a traer una hoja como un citatorio para que yo asistiera otra vez y nunca llegó y yo ya no me quise mover tampoco por mis hijos”.

Hoy en día Elvia espera recuperarse, aunque le es imposible, pues sus medicamentos tienen un precio en el mercado de más de mil pesos, gasto que ya no pueden sustentar.

COMPARTE ESTA NOTA

INFÓRMATE EN 2 MINUTOS
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7