Pasa Santa Lucía de lucir como un río a un 'pantano'

Patronato dirigido por Artemio Garza causó la muerte del Paseo Santa Lucía por falta de químicos; ahora se revela que tampoco utilizó filtros adecuados

El gobierno estatal anterior dejó “morir” al Paseo Santa Lucía, el cual pasó de ser río a un “pantano”, pues durante seis años, el patronato del Parque Fundidora dirigido por Artemio Garza, no cambió los filtros que limpian el agua ni les dio mantenimiento con las refacciones correctas que necesitaban para su buen funcionamiento.

Así es como el gobierno de Jaime Rodríguez abandonó el icónico espacio público, sin importarle la mala imagen para locales y visitantes.

Bajo la dirección de Artemio, el personal del Parque Fundidora no le dio mantenimiento a las máquinas que filtran el agua ni le colocaron los sellos o empaques especiales que requieren y que son resistentes a los químicos.

Pasa Santa Lucía de lucir como un río a un pantano

Eso derivó en que a finales de 2019 se hiciera patente que el agua se tornaba verdosa, sucia y hasta maloliente.

Incluso, durante algunos meses el canal permaneció seco y algunos de sus tramos se llenaron con agua de lluvia.

Ahora sale a la luz que el problema se dio, porque nunca se renovaron los 52 filtros Barnes, indispensables para mantener en buen estado el agua, los cuales dejaron de funcionar hace cinco años.

El Horizonte constató que dichos filtros tienen un costo de $2.2 millones de pesos y no fueron renovados, pues así lo descubrió la administración entrante que encabezan Bernardo Bichara como presidente del patronato y Jesús Horacio González como director de Fundidora.

Al respecto, el director de mantenimiento del parque, Alejandro Romero, señaló que casi desde el inicio de la anterior administración estatal, cuando Garza fue nombrado presidente del Patronato del Parque Fundidora, ya no se asignaron recursos para comprar filtros acordes al tipo de instalación, lo que provocó que el agua se fuera ensuciando.

Pasa Santa Lucía de lucir como un río a un pantano

“El problema con estos equipos fueron principalmente los sellos (empaques) mecánicos; eran unos sellos mecánicos normales, no para uso con químicos, que ahora sí los tenemos presentes en el canal Santa Lucía.

“Recurrentemente (en la anterior administración) teníamos problemas con estos equipos, era un tema de no acabar el mantenimiento de las bombas, los daños”, afirmó Romero.

Aunque el problema inició en el 2019, fue en 2020 cuando empezó a acentuarse, pues Garza argumentaba que no tenía dinero para los químicos y el mantenimiento, además de que ya estaban usando el agua para riego de áreas verdes.

Desde que inició el problema, Garza declaró públicamente que el canal estaba así, porque no tenían recursos para aplicar los químicos de limpieza necesarios, cuyo costo mensual era de $1 millón de pesos.

“El Paseo Santa Lucía luce distinto, pasó a ser una operación no ecológica; se gastaban $12 o $13 millones de pesos en productos químicos para poder mantenerlo como si fuera una alberca”, dijo el 9 de septiembre de 2021 el entonces presidente del Patronato del Parque Fundidora.

Pasa Santa Lucía de lucir como un río a un pantano
Pasa Santa Lucía de lucir como un río a un pantano

Con información de elhorizonte.mx

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7