Incendios 'castigan' bosques en el estado

Nuevos incendios castigan la Sierra de Santiago y aún queda pendiente remediar los daños provocados por siniestros del año pasado

  • Por: Andrea Rodríguez
  • abril, 08, 2022 07:11
  • Comentarios

El estado de Nuevo León enfrenta ahora un gran reto, y es recuperar las áreas verdes consumidas por los incendios del año pasado y los actuales.

Hay que recordar que el año pasado, un incendio registrado del 16 de marzo al 2 de abril, que inició en Arteaga, Coahuila, y se extendió a San José de Boquillas, en Santiago, Nuevo León, acabó con 8,500 hectáreas de bosque. Y en este año, las quemas forestales en la sierra de Santiago y otras partes de Nuevo León habían consumido hasta ayer casi 3,000 de hectáreas de bosque.

Cabe precisar que la remediación del incendio del 2021 en Santiago ha sido, según activistas, lenta o "casi nula".

Ante esto, especialistas llaman a ir planeando "desde ya" un plan de recuperación global para enfrentar los saldos de los actuales siniestros y que no ocurra como con el anterior.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), de estas sólo se ha trabajado en 3,000, es decir, en el 35% y el resto sigue sin atenderse.

Según expertos, a un año de distancia, por lo menos ya se debería haber trabajado en la mitad del terreno afectado.

Una fuente de la dependencia indicó que no se ha avanzado por factores como que no tienen suficientes recursos para comprar semillas, contratar brigadistas y por razones naturales como el que no ha llovido y se han presentado brotes de gusano descortezador.

De hecho, del total de hectáreas afectadas el año pasado, se ha trabajado solamente en donde los daños fueron menores, es decir, donde sólo se quemó suelo y herbáceas, pero no donde hay afectación de arbolado adulto.

"Resultaron 3,900 impactadas superficialmente y el resto sí fue afectado severamente; de las áreas que sí se pudieron trabajar nos estamos reuniendo relativamente, frecuente, con asociaciones civiles y con otras autoridades para llevar a cabo lo que son conservación de suelos.

"Tuvimos otros proyectos de colecta de semillas, pidiendo las especies que los expertos nos pidieron", indicó la fuente.

Según información de la dependencia, por cada hectárea se necesitan hasta $25,000 pesos, que en total serían $212 millones 500,000 pesos.

De esa cantidad, señaló, casi no se tiene nada y se ha avanzado con lo que han aportado organizaciones civiles.

"Estamos teniendo problemas también porque en una de las reforestaciones no nos llovió, ahí vamos a tenerle que meter la mano otra vez, en otros casos no tenemos suficiente cantidad de semilla para lo que se requiere, si no nos vuelve a llover vamos a batallar en este proceso de recuperación", afirmó.

El biólogo y activista ambiental, Antonio Hernández, dijo que la recuperación del bosque que se quemó el año pasado, la actividad ha sido "casi nula"

Indicó que los esfuerzos que se han hecho han sido por parte de organismos como "Amigos de la Sierra de Santiago" y de la Conanp, pero no se ha visto una estrategia integral de todas las dependencias federales y estatales involucradas en el tema para atacar los efectos ambientales que deja un fenómeno de este tipo.

"Los esfuerzos son insuficientes y un poco a destiempo porque digamos, los incendios terminaron ya hace 12 meses y pasaron alrededor de cinco semanas y ocurrieron las primeras lluvias y con este fenómeno meteorológico se arrastraron toneladas de suelo.

"Los esfuerzos institucionales a mí me parece que están como lentos, sí se requiere hacer la recuperación ecológica y no se está actuando con la rapidez que un escenario de esta condición necesita y eso afecta muchos beneficios que nos da la sierra", indicó.

Que no se repita

Hernández fue quien urgió a ir pensando desde ya en cómo enfrentar los daños que van a dejar los actuales siniestros que afectan nuevamente a la Sierra de Santiago.

"Entonces el primer objetivo de una estrategia de restauración ecológica en zonas incendiadas es justamente evitar que se pierda el suelo de erosión por lluvia o por viento y eso ya no ocurrió, la lluvia arraso toneladas de suelo, ahí el proceso de restauración ecológica llegó a destiempo", indicó.

Recientemente dos incendios forestales se presentaron en Santiago.

El primero de ellos se dio el lunes 14 de marzo en la zona Las Adjuntas y fue controlado en su totalidad hasta el 19 de marzo; la afectación que se tuvo fue de 215 hectáreas y en el combate participaron al menos 400 brigadistas.

Días después, el 24 de marzo, inició un nuevo incendio en la Sierra de Santiago, en la zona de Potrero Redondo, el cual actualmente sigue activo y se han evacuado diferentes colonias.

Aunque el incendio ya iba siendo controlado de manera importante, las fuertes rachas de vientos de más de 70 kilómetros por hora generaron columnas convectivas y provocaron que el incendio forestal en Santiago de nueva cuenta se saliera de control.

Los vientos han provocado que el incendio avance hacia Ciénega de González y El Tejocote.

El siniestro ha logrado tener un control de 80%, pero ha provocado una afectación de 2, 800 hectáreas.

"La función de los bosques justamente es como una esponja, es captar, es infiltrar la lluvia hacía los mantos acuíferos subterráneos y de ahí nosotros la extraemos para la zona de Monterrey, en esas hectáreas ya se perdió el beneficio y no sabemos cuál es el impacto; los gobiernos van lentos y el impacto, el pronostico no es favorable para la ciudad de Monterrey", indicó Hernández.

COMPARTE ESTA NOTA

INFÓRMATE EN 2 MINUTOS
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7