Dejaría ir Nuevo León ¡mes y medio de agua! a Tamaulipas

Tratado federal obliga al estado a trasvasar 13% de su consumo anual; piden sectores políticos renegociar convenio que data de hace 25 años

  • Por: Rosalinda Tovar
  • febrero, 14, 2022 06:40
  • Comentarios

Debido a que no se ha podido revertir el acuerdo de trasvase de agua de la presa El Cuchillo de Nuevo León a la Marte R. Gómez en Tamaulipas, se ha generado alarma y preocupación en diferentes sectores del estado.

Y es que, si el trasvase se realizará ahora, Nuevo León tendría que entregarle al vecino estado el equivalente a un mes y medio de su consumo anual de agua, o sea 58 millones de metros cúbicos (Mm³), un 13% del total consumido en el estado durante el año pasado, que fue de 478 Mm³.

El director de Agua y Drenaje de Monterrey (AyD), Juan Ignacio Barragán, reconoció en entrevista que, al menos hasta hoy, el acuerdo sigue en pie y Nuevo León está "condenado" a hacer esta entrega el mes de noviembre, ya que oficialmente aún no se han iniciado pláticas para eliminar o modificar el tratado de aprovechamiento del agua del río San Juan.

Además, dijo que el actual gobierno se ha enfocado en resolver el problema de escasez que amenaza el abasto metropolitano y ese tema "se verá después".

Ante esto, diputados locales y federales de diferentes partidos manifestaron su alarma y preocupación y afirmaron que "no hay tiempo que perder", y propusieron organizar mesas de trabajo donde se convoque a los gobiernos de Tamaulipas y Nuevo León, a expertos en el tema y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), para renegociar el convenio, pues señalaron que nuestra entidad ya no se puede dar el lujo de ceder su agua de consumo humano para riego.

Sobre todo, dijeron, porque se estima que, a lo largo del año, la escasez de lluvia prevalecerá, además de que las condiciones de población en que se firmó dicho acuerdo, hace ya un cuarto de siglo, han cambiado mucho.

El director de AyD, Juan Ignacio Barragán, reconoció que no se ha tocado formalmente el asunto con las autoridades federales.

"Platicamos casi a diario con la Conagua, pero aún no hemos visto este tema, estamos ahorita más bien avocados en el tema de la emergencia.

"Todavía no estamos en situación de exponer una propuesta. O sea, están en análisis todas las alternativas de largo plazo, pero no hay todavía una decisión tomada en ningún sentido", explicó el funcionario estatal.

El tratado firmado en 1996 indica que, si al terminar el mes de octubre, la presa El Cuchillo, de Nuevo León, tiene un llenado por encima de los 315 millones de metros cúbicos (Mm³) de agua y la Marte R. Gómez, de Tamaulipas, tiene menos de 700 Mm³, entonces Nuevo León deberá abrir sus compuertas y enviar el líquido excedente hasta completar ese nivel.

Si en estos momentos, Nuevo León tuviera que cumplir dicha obligatoriedad, debería enviar 58 millones de metros cúbicos de agua (Mm³), porque El Cuchillo almacena actualmente 602 Mm³ y la Marte R. Gómez, 642 Mm³.

Esos 58 Mm³ que se enviarían equivalen al 13% de los 478 Mm³ de agua que consumió la zona metropolitana de Monterrey todo el año pasado, de acuerdo con datos de Conagua.

Barragán dijo que antes de la fecha marcada para el trasvase no habrá ninguna determinación, por lo que se mantienen los términos del acuerdo.

"Habría que esperar hasta el 1 de noviembre a ver cuáles son las condiciones de las presas y ya se definiría, pero antes del 1 de noviembre no habría ninguna decisión al respecto.

"La presa El Cuchillo es independiente de la situación de las otras presas, o sea, Cerro Prieto y La Boca pertenecen a otro convenio y a otra circunstancia jurídica, la presa El Cuchillo tiene un convenio particular y la presa se define siempre el 1 de noviembre según los niveles de abastecimiento de las presas que son tributarias de ese afluente", afirmó.

Ante esta situación, legisladores de diferentes partidos dieron al gobierno de Nuevo León su respaldo para convocar a la Federación y Tamaulipas para cambiar ese convenio.

Víctor Pérez, diputado federal del PAN, afirmó que el problema que actualmente enfrenta Nuevo León seguirá persistiendo en el futuro por el crecimiento poblacional, y por eso es necesario analizar el tema. 

"Creo que ese es un tema que es necesario, que se necesita trabajar hoy y que se necesita pensar a futuro, también para que esto no nos suceda o estemos mayormente provisionados de una solución más a futuro", indicó Pérez.

Con información de elhorizonte.mx

 

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7