Comparte pareja vida, amor y riñones



Levanta la mano para apoyar a su esposa y decide donarle un riñón a quien considera el amor de su vida

En el 2017, Keila y Érick se conocieron en la compañía donde trabajan como licenciados en administración de empresas, y se hicieron novios.

En enero del 2018, ella tuvo alta presión arterial, náuseas, vómito, hinchazón y retención de líquidos, se internó en el Hospital de Especialidades Número 25 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

El diagnóstico fue una vasculitis, enfermedad que engrosa los vasos sanguíneos, limitando la irrigación hacia órganos y tejidos, perdió la función renal y sintió morir, por los daños en la vista, pulmones y una respuesta inadecuada del sistema inmunológico.

Apenas tenía tres días de internada y él le propuso matrimonio. Pese a todo, cuatro meses después, se casaron.

La ciencia controló la vasculitis y se inició el protocolo para el trasplante de riñón en el Hospital General de Zona número 33.

Durante cuatro años, él dedicó nueve horas de cada día a hacerle la diálisis en casa.

No hubo necesidad de buscar donador de riñón, pues él levantó la mano.

Sí fueron compatibles, pero la pandemia del Covid 19 suspendió todo, y luego, cuando el proceso se reactivó, a ella le dio dengue hemorrágico.

Superado  todo eso, el  22 de abril de este año, el equipo multidisciplinario del Hospital 33 procedió con el trasplante, la cirugía se complicó, duró poco más de siete horas y había dudas.

El jefe de Trasplante de Órganos y Tejidos del Hospital 33, el doctor Emilio Pérez Rocha, recordó que hubo micro y macro vaso espasmos, que cerraron las arterias impidiendo el flujo de sangre al nuevo  riñón, que tardó 20 días en funcionar, pero al final la cirugía fue un éxito.

Para el matrimonio, que vive en Apodaca, esto era un milagro.

Un riñón los unió aún más... y ahora, la mayor alegría sería un bebé, pero sólo Dios sabe.

Esta historia de amor comprobó que quien dona un órgano, regala vida.

En Nuevo León, hay cientos de personas esperando un trasplante.

Recuerde: sin donador, no hay trasplante... Y usted puede ser el donador. 

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7