Inundaciones en Tabasco causaron pérdidas por 3.000 millones dólares

Las inundaciones que entre octubre y noviembre de 2007 afectaron al 70% del sureño estado mexicano de Tabasco causaron pérdidas por 31.870 millones de pesos (alrededor de 3.000 millones de dólares), informó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

  • mayo, 08, 2008 00:00

La CEPAL presentó hoy en la capital de Tabasco, Villahermosa, un estudio sobre las consecuencias de las inundaciones que comenzaron en octubre de 2007, cuando las fuertes lluvias y un fenómeno de pleamar provocaron que varios ríos se desbordaran al no encontrar salida al mar.

Estas inundaciones afectaron a 1,2 millones de personas, más de la mitad del total de la población de Tabasco.

La investigación del impacto que tuvieron las inundaciones en el sector productivo y la infraestructura fue presentado por Ricardo Zapata Martí, responsable de evaluaciones de desastres de la CEPAL, quien dijo que las pérdidas equivalen al 29,3 por ciento del Producto Interno Bruto de Tabasco, estado petrolero y ganadero.

De acuerdo a cifras oficiales, el gobierno de Tabasco solo ha recibido 7.000 millones de pesos (unos 700 millones de dólares) para la reconstrucción de la infraestructura y pidió autorización al Congreso local para solicitar préstamos por 4.000 millones más (cerca de 400 millones de dólares).

Zapata Martí consideró que la tragedia de Tabasco podría compararse con la que sufrieron siete estados juntos por las afectaciones reportadas cuando los huracanes "Wilma" y "Stan" impactaron al este y sureste de México, en 2005.

Según la CEPAL, en 2007 fueron reportadas en México 76 muertes a causa de desastres naturales.

El funcionario de la CEPAL aclaró que por las inundaciones en Tabasco no hubo muertos, pero sí en el vecino estado de Chiapas, donde en noviembre un cerró se derrumbó y sepultó una pequeña comunidad, con un saldo de una veintena de muertos.

La CEPAL recomendó al gobierno de Tabasco reubicar a miles de familias que habitan en las márgenes de los ríos, reducir los riesgos de inundación con obras hidráulicas y reorientar su economía a raíz de su reconstrucción.

Andrés Granier Melo, el gobernador de Tabasco, informó que para la atención de la emergencia en Tabasco se emplearon 547 millones de pesos (unos 54 millones de dólares), recursos destinados por los gobiernos federal y estatal y por diversos organismos nacionales y extranjeros.

Granier Melo dijo que Tabasco permanece en estado "preventivo" por el inicio de la próxima temporada de huracanes, en junio, aunque destacó que su Gobierno estableció desde abril pasado un plan hídrico para evitar futuras inundaciones.

Mientras tanto, los costales y arena que fueron colocados en las márgenes de los ríos Carrizal y Grijalva, en los alrededores de Villahermosa, están erosionados y representan ya un riesgo para unas 20.000 familias que viven cerca de esa zona.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7