Denuncia abuso sexual en Qatar; recibiría latigazos y cárcel

Paola Schietekat narra el calvario que vivió para denunciar a su agresor. Su caso dio un giro y se convirtió en la acusada sin apoyo de la embajada de México

  • Por: Patricia Hernández Agüero
  • febrero, 17, 2022 16:30

Paola Schietekat ha decidido contar su insólita historia en donde pasó de ser víctima a acusada y denuncia la falta de acción de las autoridades consulares de México en Qatar.

Estudió Relaciones Internacionales, Ciencias de la Conducta, Antropología y Políticas Públicas en México y en el extranjero en universidades en Kuwait y en Oxford

Todo ocurrió el pasado 6 de junio del 2021. Paola se encontraba laborando al otro lado del mundo como economista conductual en el Supreme Committee for Delivery and Legacy, entidad responsable de organizar el Mundial de Qatar 2022.

Esa noche, un hombre al que consideraba su amigo y miembro de la comunidad latina en Doha, ingresó a su departamento y abusó sexualmente de ella.

Lamentablemente, esta no era la primera vez que Paola era víctima de violencia sexual, pues cuando tenía tan solo 16 años su primer novio tuvo un arranque de celos, la "violó" y amenazó con matarla después de darle una paliza que dejó su cuerpo con marcas visibles por varias semanas.

"Recuerdo el camino de regreso a mi casa pensando en qué iba a decirle a mis papás para justificar las horas en las que no les contesté el teléfono, en cómo iba a ocultar las marcas porque claramente sentía que era mi culpa y porque era una niña sin la capacidad de racionalizar que lo que acababa de vivir era un intento de feminicidio, y porque era una víctima de violencia sexual, que interiorizó, como hacen muchas, la culpa y la vergüenza de lo sucedido", recordó Paola en un artículo.

La intelectual y politóloga recordó que su primer agresor se casó y tuvo una hija, situación que la enfureció por no haberlo denunciado.

DENUNCIA EL ABUSO EN CATAR

Con esta mala experiencia de antecedente, Paola mantuvo la "cabeza fría" y documentó con fotos los moretones que le salieron horas después en los brazos, hombro y espalda. Le avisó a su mamá y a un compañero del trabajo que había sido abusada por un "amigo".

En un acto de amor propio, como ella lo califica, en esta ocasión sí denunció la agresión porque no iba a permitir que alguien lastimara así su cuerpo sin tener consecuencias.

A la mañana siguiente, Paola acudió a la policía en compañía del cónsul de México en Qatar, Luis Ancona. También llevaba su certificado médico para presentarlo en la denuncia, dijo que quería llegar hasta las últimas instancias.

A las 21:00 horas local fue llamada a presentarse urgentemente a la estación de Policía. Paola llegó al lugar y para su sorpresa, los policías pusieron frente a ella a su agresor.

Después de tres horas de interrogatorio, Paola pasó a ser acusada y su denuncia por abuso sexual "ya no importaba".

DE DENUNCIANTE A ACUSADA

Su agresor se había defendido de las acusaciones asegurando que era novio de Paola. El caso dio un giro y ahora era investigado como una relación extramarital.

Cabe resaltar que, en Qatar, tener una relación extramarital se paga con hasta siete años de cárcel, y en algunos casos la sentencia incluye 100 latigazos.

Paola se sentía desamparada después de haberse armado de valor en esta ocasión. 

Gracias al Supreme Committee, Paola pudo salir de Qatar y viajar de regreso a México, pero su "respiro de alivio" sólo duraría un instante.

Después de que su caso fue referido a la corte criminal, Paola recibió el expediente en donde le informaron que su agresor fue absuelto del cargo de agresión porque no había cámaras para constatar que el ataque ocurrió a pesar de haber presentado un examen médico.

"Se me helaron las manos mientras temblaban al ver que mi agresor fue absuelto del cargo de agresión", recordó Paola.

El informe significaba que los cargos contra Paola seguían vigentes: un castigo de 100 latigazos y una pena de siete años de cárcel. 

Además, tenía prohibido volver a Qatar sin olvidar que estaba siendo forzada a pagar aún más por representación legal.

Y por si esto fuera poco, su abogada le dio una insólita solución para cerrar el caso que se abrió en su contra: casarse con su !agresor!

NULO APOYO DE EMBAJADA

Paola también denunció la falta de protocolos de protección a víctimas de violencia con perspectiva de género en el Servicio Exterior Mexicano.

"Durante mi proceso, observé la poca, o más bien, nula preparación de la Embajada para actuar en mi defensa. Nadie de las y los diplomáticos hablaba ni un poco de árabe, pero tampoco tenían el menor conocimiento de las leyes locales", señaló.

Y agregó: "Mi mamá y yo nos sentimos completamente abandonadas por una Embajada cuyo cónsul contestaba ´pues cierren bien la puerta´ ante las amenazas del agresor, una Embajada con una carga de trabajo de protección consular mínima dados los pocos más de 600 mexicanos residiendo en Qatar".

Paola justifica que las denuncias de víctimas abuso sexual tarden en llegar, dos, cinco, 10 años, "porque el proceso de quitarse el miedo, la culpa y la vergüenza es arduo, porque conseguir la fuerza para señalar a un hombre poderoso y denunciarlo con voz firme es un acto de valentía".

INFÓRMATE EN 2 MINUTOS

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7