Cuetzalan atrae a turistas por exótica flora y gastronomía

Colores encendidos pintan los paisajes naturales de Cuetzalan del Progreso, pueblo enclavado en la Sierra Norte de Puebla, que desde el año 2002 recibió la denominación de Pueblo Mágico por el gobierno federal

  • agosto, 17, 2014 00:00

Ello, gracias al desarrollo de la vida indígena, donde se cuenta con un gran número de habitantes que conservan su forma de vida, por el desarrollo de la radio indigenista para la zona, y por su tradicional mercado que se instala cada domingo en la plaza principal.

 

 

El nombre de este municipio, que se localiza a tres horas de distancia de la capital del estado, lo dice todo, ya que se forma de las raíces náhuatl quetzalli que significa "cosa brillante, hermosa"; lan, que significa junto o cerca, por lo que Cuetzalan significa "Junto a las aves preciosas llamadas quetzal".

 

 

Algunos pobladores comentan que, según sus ancestros, en este municipio era común ver los quetzales sobrevolar por el pueblo, presumiendo sus alas azules brillantes y otras con un tornasol que parecían cambiar de color azul a verde.

 

 

Con un clima semicálido subhúmedo con lluvias todo el año, la belleza exuberante que ofrece la Sierra Norte de Puebla es un imán para los amantes de la naturaleza, por lo que es común ver a turistas nacionales e internacionales, principalmente de Europa, recorrer las calles inclinadas y húmedas de este Pueblo Mágico.

 

 

Visitar Cuetzalan es una muy buena opción y darse la oportunidad para conocer sus cascadas y pozas como Las Brisas, El Salto, Las Hamacas y Atepatahua; así como sus grutas Aventura, Los Corales y Atepolihui, o la zona arqueológica de Yohualichan con vestigios del Totonacapan, a cinco minutos del pueblo.

 

 

Emprender una camina por el centro del pueblo le permitirá conocer el templo de San Francisco de Asis, el Santuario de nuestra Señora de Guadalupe, mejor conocido como la Iglesia de Los Jarritos, porque sus torres están decoradas con jarros de barro; así como la iglesia de la Purísima Concepción (La Conchita).

 

 

La Casa de Cultura es un buen espacio para conocer los nombres de las prendas típicas con las que se visten las mujeres (falda de enredo negra con blusa blanca bordada en hilos de colores y fajas rojas con los extremos a los lados, y un huipil).

 

 

Mientras que los hombres visten calzón amarrado a los tobillos o debajo de la rodilla cotón de lana con escote redondo o cuadrado, mangas pequeñas que cuelgan sobre los hombros, faja de algodón blanco, adornado con un ancho y complicado macrame, y una serie de borlas de algodón blanco.

 

 

También porta un sombrero tejido de palma, copa redonda y ala plana y ancha y una cinta de lana tejida, negra la anudan en la nuca y un morral de ixtle.

 

 

En este espacio también puede apreciar la exhibición de penachos vistosos, tejidos de ropa, de hilos de algodón. Y recorriendo sus bellos callejones puede llegar hasta el mercado de Artesanías Matachiuj.

 

 

El Jardín Botánico Xoxoctic se localiza 10 minutos del centro de Cuetzalan, y es un oasis representativo de los Bosques de Niebla nacientes en la Sierra Norte de Puebla.

 

 

Su estancia en el jardín le permitirá hallar una enorme variedad de orquídeas, alcatraces, azalias, hortencias y muchas otras especies típicas, así como plantas medicinales. Y no olvide visitar el mariposario.

 

 

La gastronomía de la región se compone de tlayoyos, que son como pequeños molotes rellenos de una masa de alverjón, cubiertos de salsa de chiltepín, queso y cebolla, así como pollo en salsa de chiltepín, cecina, moles, tamales de frijol, acamayas y el aromático café o un buen Xoco atol, que es un atole de maíz fermentado.

 

 

Para degustar de estas delicias, se recomienda comer en La Terraza, Las Ranas, Restaurante Elvira, Mesón Don Chon, El Portal, Restaurante La Epoca de Oro, Restaurante Yoloxochitl, El Fogón, Los Cafetales, y El Asadero, todos ellos a unos pasos de la plaza principal desde donde se pueden apreciar los cerros que rodean a Cuetzalan.

 

 

No olvide comprar un pan en Panadería Tosepan, o degustar de un delicioso itacate en La Cocina de la Tía Amelia y de los deliciosos guisados en cazuela de la fonda Xochitl Cualtzin

 

 

Cuetzalan por la noche le ofrece diversión en el Bar Peña Los Jarritos, El Calate, y Toca Toca Discotheque, donde las bebidas que alegran la garganta se encuentran desde las tradicionales como el yolixpa (una bebida que se compone de 14 hierbas), vino de café, de maracuyá, o de jobo, hasta las más comerciales, que se acompañan con música de todos los géneros y para todos los gustos.

 

 

La riqueza natural de Cuetzalan bien puede ser admirada en un fin de semana, pero la magia de este pueblo que se caracteriza por sus casa de fachadas blancas y tejas rojas en el techo lo embrujará para no querer irse o para regresar cuantas veces sea posible.

 

 

Antes de partir, dese la oportunidad de vivir el comercio en el mercado que se coloca cada domingo en la plaza principal de Cuetzalan, donde pobladores de las comunidades aledañas arriban con sus productos desde frutos, granos de café, canela, chiltepín hasta sus bordados en servilletas, tortilleros o artesanía.

 

 

En este plaza de tipo colonial, con terrazas y escalinatas, permanece intacto un palo de gran altura sirve para que a partir de las 12:00 horas suban cinco hombres vestidos de trajes rojos de terciopelo y camisa blanca, protagonicen la danza de Los Voladoras.

 

 

Se trata de un ritual dedicado a los cuatro puntos cardinales y que consiste en que cuatro hombres descienden amarrados por un lazo a los tobillos en tanto extienden sus brazos al costado con la cabeza apuntando al suelo; mientras que el quinto hombre permanece sentado en la base alta del palo al mismo tiempo que toca una flauta y un pequeño tambor.

 

 

Si lo desea, puede retornar en la primera semana de cada octubre, mes en que se lleva a cabo su tradicional Feria Regional del Café y del Huipil, fiestas que se constituyeron para revalorar los cultivos de la región y sus artesanías, además de promover el turismo que son parte importante del ingreso de la población.

 

 

Para llegar a Cuetzalan del Progreso lo puede hacer por carretera federal o autopista, pero también cuenta con una terminal de autobuses donde las líneas VIA y Texcoco Plus permiten el arribo desde la ciudad de México.

 

 

Desde la TAPO hay salida todos los días a las 4:50, 8:40 9:40 12:30 14:30 y 15:50. Salida desde Puebla desde las 5:00 hasta 18:00 horas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7