´Dr. Q´, de ilegal a neurocirujano que quiere cambiar el mundo

Este viernes estuvo en Monterrey el neurocirujano más prestigiado de Estados Unidos que llegó a ese país por la vía ilegal; gracias a su esfuerzo y talento se convirtió en una eminencia médica tras trabajar como jornalero en los campos agrícolas

El médico mexicano, Alfredo Quiñones Hinojosa tiene una historia digna de gritarse a los cuatro vientos.

Hoy, el "Dr. Q", como lo conocen, es uno de los neurocirujanos y científicos más importantes de Estados Unidos, pero detrás de esa historia de éxito hay una de hambre, dolor y sacrificio: en 1987, cuando tenía 19 años, cruzó de ilegal porque su mamá no tenía qué darles de comer y se fue a California a la pizca de tomate, algodón, maíz, frijol y uvas.

"Yo me acuerdo que la primera vez que cruce la frontera me agarraron, me agarraron entre Mexicali y Caléxico y me mandaron de regreso y la misma noche traté de regresar otra vez y lo logré.

"Pienso que fue un fracaso el que tuve la primera vez porque no sabía, no entendía cómo lo iba a hacer, pero aprendí de ese error", afirmó Quiñones ante unos 300 estudiantes de la Escuela de Medicina del Tec de Monterrey.

Originario del Ejido Sinaloa de Mexicali, Quiñones Hinojosa siempre fue muy soñador: alguna vez pensó que sería astronauta y otras veces hasta Kaliman.

"Yo no me siento como una persona especial, pero yo sé que mi historia no es la única.

"Hay una cantidad increíble, incluso el país, Estados Unidos, se ha formado a base de migrantes de todo el mundo, y de México, lógicamente que hay una cantidad enorme de gente que ha tenido éxito, lógicamente la gente se enfoca en mi experiencia como neurocirujano, pero hay gente que ha tenido una historia increíble, tienen sus taquerías", indicó.

Cuando ya era jornalero en el país vecino  decidió ser médico: a los 23 años lo aceptaron en la Universidad de California, Berkley, y años depués sus excelentes calificaciones lo llevaron a Harvard donde, antes de graduarse con honores como médico cirujano, fregó pisos y lavó platos en la cocina para pagar la carrera.

"Yo pienso que lo que aprendí del campo fue el hecho de que no importa qué tan sencillo sea el trabajo que cuando yo pizcaba tomate, yo quería ser el mejor pizcador de tomate, cuando yo pizcaba algodón, yo quería ser el mejor pizcador de algodón", expresó.

Su nombre "Dr. Q" surgió a raíz de que a sus compañeros se les dificultaba pronunciar "Quiñones" y le decían que cambiara el monte, pero él no tiene empacho en gritar que es orgullosamente mexicano.

Aquel indocumentado es director del departamento de Cirugía Neurológica en la Clinica Mayo de Florida y la revista Forbes lo ha reconocido como una de las mentes más brillantes del mundo.

Su sueño ahora es encontrar la cura del cáncer de cerebro y cambiar al mundo.

"Yo quiero cambiar al mundo y estoy trabajando muy duro para hallar la cura del  cancer con células madre que serán como caballitos de Troya", indicó.

Su historia es tan apasionante que el producto de la ganadora del Oscar, Moonlight, Jeremy Kleiner, está por llevar a su vida al cine.

"Lo más seguro es que empiecen a rodar al final de año 2017 y salga para el 2018 y lógicamente pues esta historia está basada en mi vida, no es un documental, está basada en mi vida y tengo confianza en Jeremy.

"

El "Dr. Q" estuvo en Monterrey dentro del ciclo de conferencias "Gigantes de la Medicina" que lleva a cabo la Escuela de Medicina del Tec de Monterrey.

 

Artículo anterior
Artículo siguiente

Comentarios

    Déjanos un comentario