A don Víctor aún le sobra músculo para ganarse la vida

A sus 79 años, don Víctor Treviño se mantiene sano y fuerte para continuar al pie del cañón luchando por salir adelante junto a su esposa, pese a las adversidad que enfrentan en este tiempo de pandemia

| 18/11/2020 | ionicons-v5-c11:00 | - Ernesto Ochoa |

Monterrey, NL.- Ni la pandemia ha logrado vencer a don Víctor Treviño, de 79 años, quien se mantiene sano y fuerte para seguir luchando.

Pese a las adversidades no se da por vencido y cada día trabaja sin descanso para que a su esposa Amalia no le falte nada.

A don Víctor aún le sobra músculo para ganarse la vida

Han sido más de 50 años de matrimonio.

"Así es porque cuando se va acabando la capacidad de los individuos. Hay que luchar de otra manera. Hay que luchar con la edad que tienes y seguir trabajando", señaló don Víctor.

Por ser una persona vulnerable ya no pudo trabajar como paqueterito en una supermercado.

Así que comenzó a vender toronjas, fruto de un árbol que tiene en el patio de su casa en el centro de Monterrey.

También se dedica a la venta de empanadas, galletas y dulces de la región.

Afuera de su hogar pone a la venta sus productos con la meta de generar ingresos.

A don Víctor aún le sobra músculo para ganarse la vida

Además vende las mejores hamburguesas caseras de la zona.

Su compañera de toda la vida esta convaleciente por un accidente cerebro vascular sufrido en el mes de marzo que la mantuvo internada en un hospital.

A don Víctor aún le sobra músculo para ganarse la vida

La historia de don Víctor, va más allá de ser un ejemplo de trabajo, también ha obsequiado bondad.

Años atrás aprovechando su abundante barba blanca solía vestirse de Santa Claus en la temporada navideña para regalar bolsas de dulces a los niños de la calle.

En su antigua casona de la calle Carlos Salazar número 1334, don Víctor ofrece sus productos buscando ganarse la vida y mostrando su músculo.

A don Víctor aún le sobra músculo para ganarse la vida

 

 

comentarios


Ver Más de Historias de Nuevo León