Castiga, otra vez, falta de agua a ejidos de Doctor Arroyo

En los depósitos artificiales queda poca agua para el consumo humano, pero para lo que no queda ni una gota es para los animales por lo cual es común ver reses esqueléticas

INFO7

Por: David Torres

La escasez de lluvias y el desprecio de las autoridades se han ensañado con las familias de ejidos de Doctor Arroyo donde abundan historias dramáticas por este motivo.

¿Por qué andan batallando con las vaquitas?, se le preguntó a María de la Paz, habitante de La Boqulla.

“Pues porque no hay agua y tienen que andarles echando de comer, chamuscarles. Donde quiera se está acabando el agua, en el Pachón, en León", comentó.

Desde hace unos tres meses, Félix Coronado, habitante de El Tajo, barbechó su labor, es decir, preparó su tierra para sembrar maíz, frijol y calabazas, pero no lo ha hecho porque desde octubre pasado no llueve y no tiene agua para regar su parcela.

"Normalmente, siembro maíz, calabaza, frijol, pero ahorita no. ¿Por qué ahorita no? Pues no ha llovido, no ha querido caer nada de agua", indicó.

Este agricultor de 26 años, padre de Angelito, de cinco, se las arregla como puede para sobrevivir, pero la que de plano ya ve mucho futuro es su vaca  porque la falta de agua la enfermó y ahora pasea esquelética junto con su becerro.

"No aquí no, fábricas, ni nada de eso hay", indica.

Y así como los de El Tajo, están las 25 familias de La Boquilla, donde ya ven que pronto se les acabará el agua que hay en el tinaco comunitario el cual se rellena con lluvia.

"No, nos han traído nada, ni una despensa ni nada. ¿Pipas han venido del municipio o del Estado? Nada, no le digo, a nosotros con ninguna nos han dado", expresó.

Ni de chiste tiene agua entubada por eso no les emociona que Agua y Drenaje supuestamente vaya a perforar pozos en la zona.

El año pasado les construyeron una represa, pero de poco ha servido.

En enero del 2018, INFO7 ya había dado a conocer el caso de estos ejidos que están a 347 kilómetros de Monterrey y a la altura del kilómetro 90 de la Carretera 57 Saltillo-Matehuala.

Para llegar, hay que recorrer 15 kilómetros de terracería por eso ahí nunca han ido el alcalde ni el gobernador.

 

comentarios