10 casos que los regios no han podido olvidar: Primera Parte

La ciudad de Monterrey ha vivido terribles tragedias. Aquí te presentamos un recuento de algunos de estos terribles casos

Por: Francisco Trejo

A través de los años, la ciudad de Monterrey ha sido un testigo mudo de una infinidad de sucesos, desde los más crueles y atroces crímenes hasta devastadores desastres naturales que en algunas ocasiones han marcado un antes y un después en el modus vivendi de la sociedad regiomontana.

En esta historia que continúa escribiéndose día a día, ocurren miles de acontecimientos que muchas veces pasan desapercibidas, sin embargo, por alguna razón, entre este interminable aluvión de sucesos hay algunos casos que se han quedado grabados en la memoria colectiva.

Es por eso que hoy te presentamos un recuento de 10 casos que los regios no han podido olvidar.

 

te puede interesar

Número 1. Ricardo Aldape Guerra

Corría el año de 1982 cuando este hombre originario de Nuevo León fue condenado a muerte por el presunto asesinato de un policía de Texas, posteriormente, tras 15 años de prisión fue liberado tras lograr comprobar su inocencia. Fue tanto el revuelo que causó este caso que el entonces gobernador del estado de Texas, George WH Bush, intercedió por él. Caso contrario a Jorge Treviño quien en aquel entonces fungía como gobernador de Nuevo León y no mostró ni el más mínimo interés en ayudarlo.

Debido a la gran cobertura mediática que tuvo el caso, a su llegada a México Ricardo ya era toda una celebridad, condición que lo llevó a obtener un papel en la telenovela de TV Azteca. Fue así como 4 meses después de haber conseguido su libertad, perdió la vida en un aparatoso accidente automovilístico a bordo de un automóvil último modelo que se había comprado con el dinero que se había ganado de ese proyecto.

Número 2. Casino Royale

El 25 de agosto de 2011, quedó marcado en la historia como el día que ocurrió el mayor atentado contra la población civil en la historia de México. Miembros del grupo delictivo de Los Zetas irrumpieron en las instalaciones del casino y detonaron sus armas en varias ocasiones en contra de los clientes y empleados del establecimiento y finalmente rociaron cuatro bidones de gasolina, provocando un incendio que provocaría la muerte de 52 personas. Entre las víctimas hubo desde clientes, trabajadores y hasta una mujer embarazada.

El motivo de este terrible atentado terrorista fue presuntamente debido a que el administrador del negocio se negó a entregar el pago semanal de 138 mil pesos que el grupo delictivo les pedía para operar.

Sin duda, uno de los días más oscuros en la historia de Nuevo León y de México.

Número 3. Castrillón, el hijo asesino

La llegada del nuevo milenio trajo consigo una de los crímenes más infames que han envuelto a la clase política mexicana. Hace aproximadamente 18 años, en el año 2002 el hijo del diputado Julio Castrillón Valdez, Julio Castrillón Escobar, asesinó a sangre fría a su amiga Ana Nassar Campos de 13 años de edad tras invitarla a pasar un rato en su casa situada en el número 105 de la calle Salvador Novo de la colonia Colinas de San Jerónimo en Monterrey.

Posteriormente, los padres del joven homicida de entonces 17 años de edad decidieron convertirse en sus cómplices y le ayudaron a meter el cuerpo la niña en una caja de plástico para enterrarla en el patio de su casa.

Tras ser internados en ya extinto Penal del Topo Chico, Castrillón Valdez y su esposa fueron puestos en libertad condicional tras pagar una fianza de tan sólo 60 mil pesos. En cuanto al joven homicida, él salió libre tras pasar 5 años en un reclusorio juvenil. Tras conseguir la libertad la familia Castrillón Escobar se mudó al estado de Puebla, donde logró titularse de licenciado en Ciencias Químicas, además de una maestría como Químico Framacobiólogo. Actualmente está felizmente casado y es padre de una pequeña niña.

Número 4. A la cárcel por robarse un kilo de barbacoa

En un contraste total al anterior al puesto número 3, dónde el sistema parece haber beneficiado a los involucrados. El caso de Ramiro Chávez Ruiz es uno de los casos que más indignación ha causado entre la sociedad, tanto así que pese a que muchos no conocen los pormenores de la historia, alguna vez han escuchado hablar del caso.

El 20 de noviembre de 1994, Ramiro fue detenido tras una riña con un empleado de una carnicería en el municipio de Guadalupe, Nuevo León. Posteriormente, a un casi un año de su captura, el primero de marzo de 1995 fue acusado de robo con violencia y condenado a 7 años de prisión.

Según ha relatado durante varias entrevistas, lo que en realidad sucedió fue que tras quedársele viendo a un sujeto, este lo agredió verbalmente, vejación a la que Chávez Ruiz golpeándolo con su guitarra en la cabeza. Posteriormente el carnicero lo denunció de haberse robado un kilo de barbacoa.

Posterior a su arresto, Ramiro Chávez Ruiz fue sometido a diversos tipos de tortura física por parte de elementos de la Policía de Guadalupe y elementos Ministeriales. De acuerdo con sus testimonios los policías lo tenían amenazado y estaban al pendiente de lo que le contaba a la prensa.

Actualmente se encuentra en libertad y se gana la vida honestamente, sin embargo, ni él ni los regiomontanos olvidarán que pasó 7 años en prisión por un crimen que no cometió.

Casos como estos últimos dos mencionados, lograron destapar la impune corrupción que se vivía por aquellos años en la Sultana del Norte.

Número 5. El asesino de Cumbres

Sin duda, el caso de este terrible crimen es uno de los que más ha consternado a la sociedad regiomontana y a México en general por la brutalidad de los hechos y ha dado mucho de que hablar por una serie de factores en torno al caso.

El 2 de Marzo de 2006, los niños Erick Azur de 7 años y María Fernanda Peña Coss fueron brutalmente asesinados, tras uno de los juicios con mayor cobertura mediática en el país, Diego Santoy Riverol fue declarado culpable del doble infanticidio, secuestro y fuga para finalmente ser sentenciado a 138 años de prisión, condena que fue reducida a 71 años por buena conducta.

De acuerdo con las declaraciones de los careos que fueron transmitidos por televisión abierta, el atroz crimen se llevó a cabo luego de que Diego acudiera al domicilio de la familia Coss para intentar reconciliarse con Érika, su pareja sentimental y hermana de los pequeños asesinados y a quién de acuerdo con la versión oficial, Diego Apuñaló en el cuello.

Tras cambiar su declaración oficial, Diego habría acusado a Érika de haber participado en el asesinato de sus hermanitos.

En 2006, el apodado como ´Asesino de Cumbres´ se casó con ´Lety´ quien es la fundadora de su club de fans y con quien posteriormente concibió a un hijo en la cárcel.

Recientemente, el pasado 14 de febrero Diego Santoy consiguió un amparo para reabrir el caso, esto con la intención de buscar reducir su condena y poder salir de su confinamiento próximamente.

comentarios


Ver Más de Archivos Francos