Ucrania pide a la ONU más defensas aéreas tras ataques rusos

Zelenski acusó a Rusia de atacar las infraestructuras energéticas para usar el invierno como arma contra la población del país.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pidió este miércoles a sus aliados que le faciliten más defensas aéreas y contra misiles en respuesta a los últimos ataques llevados a cabo por Rusia, a la que acusó de tratar de destruir las infraestructuras energéticas del país para hacer sufrir a millones de personas durante el invierno.

Zelenski habló por videoconferencia en una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU, solicitada por su país después de que el Ejército ruso lanzara un nuevo ataque masivo con misiles contra Kiev y otras ciudades ucranianas que dejó varios muertos y una treintena de heridos.

'Necesitamos sistemas efectivos y modernos de defensa aérea y antimisiles', dijo el presidente ucraniano, que exigió a la comunidad internacional una respuesta firme al 'terror' ruso.

Zelenski acusó a Rusia de atacar las infraestructuras energéticas para usar el invierno como arma contra la población del país, algo que describió como un 'crimen contra la humanidad'.

El dirigente ucraniano reclamó al Consejo de Seguridad una condena clara de estas tácticas y criticó que se permita a Rusia, parte del conflicto, bloquear cualquier acción en ese órgano gracias a su derecho de veto.

'No podemos ser rehenes de un terrorista internacional', dijo en referencia al Estado ruso.

Varios países, con Estados Unidos a la cabeza, hicieron denuncias similares sobre los ataques recientes lanzados por Rusia contra plantas eléctricas y otras infraestructuras clave.

Según la embajadora estadounidense, Linda Thomas-Greenfield, el presidente ruso, Vladímir Putin, parece 'determinado a reducir las instalaciones energéticas de Ucrania a escombros'.

'Ha decidido que si no puede tomar Ucrania por la fuerza, va a intentar congelar al país para que se rinda', dijo Thomas-Greenfield.

La ONU alertó este miércoles en ese sentido que existe el riesgo de un invierno 'catastrófico', con millones de personas sin electricidad, calefacción, agua y otros servicios básicos.

Mientras tanto, el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, aseguró que su país está llevando a cabo ataques de 'precisión' contra instalaciones que se usan con fines militares y acusó a Ucrania de dañar sus propias infraestructuras.