Monitorean con transmisores satelitales a tortugas amenazadas en El Salvador

Cuatro tortugas "Carey" que llevan en su caparazón un transmisor satelital con el fin de monitorear el comportamiento de esta especie en peligro de extinción comenzaron a ser liberadas en playas de El Salvador

  • julio, 14, 2009

Su liberación forma parte de la "Segunda campaña de colocación de transmisores satelitales", que comenzó el lunes con una tortuga bautizada como "Camila", la cual se adentró al mar desde la playa Los Cóbanos, unos 120 km al suroeste de San Salvador, en el océano Pacífico, declaró a la AFP la portavoz del ministerio de Medio Ambiente, Wendy Ramos.

 

 

Para este martes estaba previsto que funcionarios y ecologistas salvadoreños y estadounidenses liberen a otro quelonio en la playa Maculis, a unos 180 km al sureste de la capital, en una zona próxima al golfo de Fonseca. Otras dos tortugas serán liberadas esta semana.

 

 

Estas cuatro tortugas se sumarán a "Pajarita", "Ataco" e "Isabela", que en 2008 se convirtieron en los primeros quelonios en ser monitoreados mediante esta tecnología.

 

 

Las tortugas seleccionadas son hembras adultas, y según un comunicado del ministerio de Medio Ambiente, la especie "Carey" "sigue despertando el interés" de los científicos.

 

 

"El objetivo es recopilar datos que ayuden a identificar el comportamiento de los quelonios, las rutas migratorias y el hábitat crítico", precisó el comunicado.

 

 

La tortuga "Carey" (Eretmochelys imbricata) posee gran importancia ecológica y económica; además ha estado vinculada al ser humano desde los tiempos en que éste se estableció en las costas.

 

 

La especie está cada vez más "amenazada con la pérdida de hábitat de anidación y alimentación, la ingestión de desechos marinos, la explotación de su concha o caparazón, la extracción incontrolada de hembras anidadoras y sus huevos y el cambio climático", subrayó el ministerio.

 

 

Según el Libro Rojo de la Unión Mundial para la Naturaleza, la especie "Carey" se encuentra en "peligro crítico de extinción", por lo que se hace de vital importancia para los investigadores del Pacífico Oriental conocer su ecosistema.

 

 

Los aparatos satelitales, que tienen un valor de 2, 000 dólares cada uno, son colocados con pegamento especial en el caparazón de las tortugas, sin causarles ningún daño.

 

 

En 2008, el rastreo a los quelonios que formaron parte de la primera campaña de colocación de transmisores satelitales permitió determinar que "Pajarita" se estableció en el golfo de Fonseca, mientras que "Ataco" e "Isabela" enviaron señales de que permanecieron en la Bahía de Jiquilisco, en la costa del departamento salvadoreño de Usulután.

 

 

Los expertos buscan establecer la ruta que siguen con el fin de consolidar estudios para determinar cuáles son las condiciones biológicas y ambientales que buscan para anidar en la costa salvadoreña.

 

 

La observación de los quelonios se realiza mediante la cooperación de la National Oceanic and Atmospheric Administration de Estados Unidos, que donó los transmisores para ser utilizados en este país que registra el 67% de la actividad reproductiva de la especie y el mayor número de hembras anidantes en todo el Pacífico Oriental.

 

 

En febrero pasado las autoridades salvadoreñas aprobaron una veda total y permanente al consumo de huevos de tortuga marina y productos derivados.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7

Comentarios

    Déjanos un comentario