Jeffrey Dahmer y las polaroids que lo llevaron a prisión



La policía encontró más de 600 fotografías en la casa del asesino serial Jeffrey Dahmer, mejor conocido como El Caníbal de Milwaukee.

Jeffrey Dahmer, uno de los asesinos seriales de Estados Unidos que más ha llamado la atención del mundo entero últimamente por la serie de Netflix, “Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer” , tomaba polaroids de todos los atroces actos que hacía.

De acuerdo con archivos policiacos, al registrar el apartamento de Dahmer, también conocido como “El Caníbal de Milwaukee”, encontraron más de 600 fotografías que mostraban desde hombres desnudos en posiciones sexualmente explícitas hasta los cuerpos descuartizados de éstos.

Pero, ¿qué llevó al “Monstruo de Milwaukee” a fotografiar a sus víctimas? De acuerdo con “The American Journal of Forensic Medicine and Pathology”, Dahmer se sentía muy solo a menudo y quería “recuerdos que le hicieran compañía”.

Te podría interesar: Esto ofrecen por lentes del asesino serial Jeffrey Dahmer

Además de las fotos de los 17 varones que fueron asesinados, la policía encontró en el departamento dibujos en los que se podía ver lo que tenía pensando hacer Dahmer con los restos de sus víctimas y era ¡un altar de esqueletos pintados y calaveras!

¿Cómo ayudaron las fotografías a los policías?

El 22 de julio de 1991, Tracy Edwards logró escapar con vida del departamento de Jeffrey Dahmer y corrió a pedir la ayuda, por lo que los policías acudieron de inmediato al edificio donde vivía “El Monstruo de Milwaukee” para entrevistarlo y corroborar las declaraciones del joven que se salvó de una muerte segura.

Al llegar al apartamento del asesino serial, la policía de Milwaukee descubrió 84 polaroids en un cajón de la cama de Dahmer y en ellas se podían ver los actos sanguinarios que había cometido por lo que fue inmediatamente arrestado.

Te podría interesar: ¿Por qué piden no disfrazarse como Dahmer en Halloween?

“El Caníbal de Milwaukee” fue condenado a 957 años de prisión ese año por la muerte de 17 varones entre ellos menores de edad; sin embargo, fue asesinado en noviembre 1994 por otro recluso llamado Christopher Scarver.

Perversión pura

Antes de su muerte, 'El Caníbal de Milwaukee' admitió haber practicado canibalismo y haberse masturbado viendo los cuerpos mutilados y los cráneos de aquellos que consideraba hermosos y 'no quería perder'.

COMPARTE ESTA NOTA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7