Cierre de Frontera México-Estados Unidos resiente restricciones por COVID-19

titulo-de-nota

El centro de Tijuana, ciudad al sur de San Diego, lucía casi vacío el sábado pese a que los fines de semana suele estar repleto de visitantes

AP -

Ante el cierre parcial de la frontera entre México y Estados Unidos como una medida para frenar la propagación del COVID-19, la incertidumbre se ha apoderado de muchos habitantes de las ciudades mexicanas fronterizas, los comerciantes empiezan a perder clientes y familias temen quedar dividas al no poder cruzar para ver a los suyos.

El centro de Tijuana, ciudad al sur de San Diego, lucía casi vacío el sábado pese a que los fines de semana suele estar repleto de visitantes.

“Hoy no sólo hemos visto muy escasa gente, sino que nada de clientes nos ha visitado”, lamentó Raúl Salinas, un comerciante de artesanías que en sus 10 años como vendedor jamás había vivido un sábado como éste, con calles conocidas por su afluencia turística casi vacías. “Nos ha pegado muy fuerte desde el primer día”.

México y Estados Unidos acordaron el viernes restringir los cruces con fines turísticos o recreativos y de cualquier otra actividad considerada “no esencial”, a fin de contener un brote de coronavirus que ha contagiado a unas 20.000 personas en el vecino del norte, casi 10 veces más que los casos registrados en México.

Al excluir el tráfico comercial de la prohibición, los dos gobiernos atenuaron sustancialmente el impacto económico de la medida. Además, menos estadounidenses están viajando al sur luego que el gobierno de California ordenara a toda la población permanecer en sus hogares y el Departamento de Estado recomendara que los estadounidenses no viajen al extranjero.

Pero en Tijuana, los efectos se dejaron sentir desde el primer día.

 

comentarios