Asiste durante 73 años a un festival a buscar pareja pero muere soltero

El hombre pasó los últimos 73 años de su vida acudiendo sin suerte a un festival para buscar pareja

  • Por: Luz Camacho
  • diciembre, 14, 2020 10:23

IRLANDA.- Mick Burke, un criador de ovejas de 97 años, ha muerto sin lograr encontrar una mujer con la que compartir su vida.

El residente de la localidad irlandesa de Borrisoleigh, en el condado de Tipperary, que murió el pasado 30 de noviembre, llevaba 73 años asistiendo sin éxito a un festival para buscar pareja en la ciudad de Lisdoonvarna, con el objetivo de conocer una pareja para casarse, informó precisa la entidad organizadora en su cuenta de Facebook.

La primera vez que Mick asistió a dicho festival fue en 1946, cuando tenía apenas 23 años, pero en aquella ocasión no conoció a nadie que satisficiera su gusto y le correspondiera en su amor, por lo que decidió esperar al año siguiente. Así, Mick se volvió un asiduo al festival para buscar pareja, al que acudió, año tras año, durante las siguientes 72 ediciones, a las que mujeres y hombres solteros de todo Irlanda acudían cada año a hacer nuevas amistades y lo que surgiera.

 

A pesar de que en todo ese tiempo no perdía la esperanza de conocer al amor de su vida, el anciano se convirtió en una estrella local: en 2016 se organizó un festejo en su honor para celebrar el 70 aniversario de su búsqueda, según informó Independent.

Burke estaba convencido de que su mala suerte para no encontrar novia se debía a que su granja estaba demasiado aislada y ninguna mujer quería ir a vivir a un lugar tan remoto. No obstante, el festival aseguró que el hombre sí logró emprender algunas relaciones, sólo que ninguna terminó en matrimonio.

Mick en vida contó que siempre volvía a casa con "un montón de números de teléfono", pero, por unas razones u otras, nunca duraban esas relaciones.

"Nunca se casó, el problema radicaba en que era demasiado guapo, le gustaba a todas las chicas y no era fácil elegir a una y dejar al resto", afirma Willie Daly, el casamentero del festival, quien agregó que el desaire no era una cualidad de Burke.

Su sobrina Catherine Bourke, que vive en Estados Unidos, dijo que aunque se perdió los últimos años de su peregrinaje al festival, esos fueron: “Los momentos más felices de su vida. Le encantaba bailar y solía ir dos o tres veces por semana ".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7