Te encuentras en:
>
La Polaca en Pelotas
Política

¡Qué le mochen las pezuñas al Pony!

Lunes 23 de Abril 2018

Óscar Bermúdez

El que no se pudo abstener de generar polémica durante el debate fue el "Pony", pues su propuesta para reducir los índices de inseguridad es mocharle las manos a los delincuentes.

Mi pregunta es ¿cuántos de sus colaboradores de campaña ahorita andarían con sus muñones al aire?

Si algo me queda claro, no está chido que te roben, pero debido a que existen leyes Arjen Roben sigue con sus dos manos a pesar de que nos robó el quinto partido hace cuatro años con ese penal que no existía #Día1394 #NoEraPenal.

"El Peje", la piñata del debate

Y como ya había pronosticado, los "guamazos" iban a ser el principal platillo para el primer debate de los candidatos a la grande.

Lo que tal vez pocos se esperaban es que estos fueran en un solo sentido y hacia una persona en específico.

Y es que "ya saben quién" recibió más patadas y zancadillas que las que recibe el "Chucky" Lozano en 90 minutos de juego.

A diferencia de otros debates, el tabajqueño se mostró tranquilo y no respondió a los ataques. Veremos si se puede mantener tan zen en los próximos dos debates.

Repitiendo Spots

Los que parecían disco rayados con sus participaciones fueron Pepe Meade y "Baby Face" Anaya, que aprovecharon para repetir lo que vienen diciendo mañana, tarde y noche en sus spots publicitarios.

Si el mismo tiempo que dedican a buscar cosas malas de otros candidatos lo dedicaran a redactar mejor las propuestas tendríamos un mejor debate.

Margarita se tropieza sola

Al menos el debate que yo vi, me percaté de una Margarita sumamente nerviosa, que se bien tuvo la "audacia" de generar sus participaciones sin tarjetitas, lo cierto es que le "cantinfleó" sabroso durante todo el debate.

Era como dejarle el balón para que metiera gol y se obsesionara en disparar a su propia portería.

Me retiro con la siguiente reflexión: Los tatuajes son para gente bonita, si usted es feo no se raye el cuerpo que parece baño público.


Otras editoriales