Te encuentras en:
>
Primer Plano
Cultura

¿Cómo ser un latino en Estados Unidos?

Lunes 08 de Mayo 2017

Roberto Uriel

Entre las bondades de “Cómo ser un latin lover” está el hecho de que dos mexicanos están protagonizando una película de Hollywood: Eugenio Derbez y Salma Hayek, y el regreso de la leyenda Raquel Welch. Sin embargo pesan mucho  puntos en contra que tiene esta cinta.

A la película que protagoniza Derbez, dirigida por el actor Ken Marino, le veo dos objetivos principales: repetir el éxito comercial de “No se aceptan devoluciones” y entretener al gran público.

Se trata de la historia de Máximo (Derbez), un migrante mexicano en Estados Unidos que no se gana la vida honradamente, como lo hacen miles de connacionales que están sosteniendo una gran parte de la economía estadounidense, sino de una manera fácil: siendo un gigoló. Y yo me pregunto ¿esa es la imagen de un latino en el vecino país del norte?

Resulta que Máximo busca a mujeres mayores para poder vivir a expensas de ellas. Se involucra con una, con quien vive 25 años y, tras ese tiempo, de buenas a primeras lo corre de su casa por otro joven, ya que él ya es un hombre mayor que ha perdido la galanura que lo caracterizaba.

Entonces tiene que buscar alojamiento con su hermana Sara (Hayek), quien trabaja en un despacho de arquitectos y cuyo sueño es encabezar sola el proyecto de una casa. Ella vive con su hijo, Hugo (el canadiense Raphael Alejandro), pues el padre de éste falleció.

Ahí es donde Máximo pasa a ser una especie de figura paterna, la cual le hacía falta al pequeño y nerd Hugo. Aunque el hecho de que un niño encuentra en su tío una figura de apoyo pudiera ser interesante, en este caso, a partir de ahí el ritmo de la película decae, y entra en una serie de clichés, lugares comunes y situaciones predecibles que, sí, arrancan las carcajadas del público, pero que no es nada que no hayamos visto anteriormente en el cine, y que además no dejan bien parados a los mexicanos en Estados Unidos.

En cuanto a Derbez, cuenta con un gran número de seguidores en nuestro país, dada su amplia trayectoria en la comedia. Sin embargo en esta cinta luce desangelado, al igual que su compañera Hayek.

El desarrollo de los protagonistas, aunque se intenta hacer en el guión de Chris Spain y Jon Zack, se queda muy a medias, y de todos los personajes el más ilógico es el de Kristen Bell como la gerente de una tienda de helados. Un caso un tanto similar es el personaje de Rob Lowe, aunque es casi al final que toma importancia y destaca un poco. Quien definitivamente se lleva la película es el pequeño Raphael, con su carisma, su chispa y la conexión con Mckenna Grace como su compañera de clase, de la que está enamorado.

Y qué decir de la actuación de Raquel Welch, en su regreso a la pantalla grande. Su personaje, aunque importante para el desarrollo de la trama, en lo personal me quedó a deber.

Además, en esta cinta de Marino son constantes los errores de continuidad, evidentes al ojo, sólo es cuestión de verla con mirada crítica y se podrá constatar esto.

Lo peor de las inconsistencias de la historia es que aunque se vislumbra un mensaje de unión familiar, es el modo de conseguir eso lo que la hace un planteamiento terrible. Resulta poco admirable que la hermana, que ha estudiado, se ha esforzado y demás, vea resuelta su vida por su hermano gigoló en menos de 5 minutos.

La intención de hacer reír al público se cumple, sin embargo su técnica cinematográfica, su guión y el desarrollo de los personajes son de muy baja calidad.

Cuenta con algunas partes habladas totalmente en español, otras con referencias a la cultura mexicana, como las tortillas o la canción “El triste” que popularizó José José. Todo esto es muy positivo, por el hecho de que una película con estos elementos haya arrasado en la taquilla estadounidense.

Recomendable para adolescentes y adultos. Si es para pasar un rato amable, adelante, pues debo confesar que algunas de las situaciones sí me provocaron una carcajada.

*Periodista, profesor universitario, jurado del Premio de Periodismo Cultural de Coahuila y exeditor cultural.



Otras editoriales