Te encuentras en:
>
No Aplica
Política

¿CFE por Peña Nieto?

Martes 03 de Abril 2012

Yvette Serrano

Entre los trabajadores de la región Golfo Norte de la CFE, que abarca el estado de Nuevo León, se promueve la línea de apoyar a Enrique Peña Nieto. Aun cuando esa paraestatal depende del gobierno federal, que es panista, el sindicato corre la advertencia de que si los empleados votan por Josefina Vázquez Mota, la CFE sería privatizada. Aseguran los del SUTERM que la única opción para que se mantenga en manos del Estado es que el candidato del PRI gane las elecciones. Esto, a pesar de que fue el presidente Felipe Calderón quien les quitó del paso a Luz y Fuerza del Centro y dio así el control de toda la energía eléctrica nacional a la CFE.

•••

Protágoras ya había denunciado el cuestionable interés del alcalde de Santa Catarina, Gabriel  Navarro, por vender predios y hasta calles del municipio a precios de remate. Ahora se entera que, además, el edil ordenó la compra de $6 millones de pesos en equipos eléctricos, pero no hay facturas que comprueben tales gastos. Y las cosas están así en varios rubros más, de los que se seguirá informando en este espacio. ¡Oprobio!

•••

Las encarnizadas balaceras que habían alterado la vida cotidiana de Saltillo están a la baja, y es que el gobierno estatal y los municipios conurbados se pusieron las pilas para entregar sendos espacios a las Fuerzas Armadas y ayudarlas en su lucha contra el crimen organizado. En la zona sur les adaptaron una estación de bomberos; en el poniente, una delegación de policía y en las cuatro salidas de la ciudad, también cuentan los heroicos militares con instalaciones nuevas. Ahora los delincuentes no pueden pasearse con tanto descaro como antes.

•••

A Protágoras le resulta muy, pero muuuy extraño que las autoridades de EEUU hayan dejado libre al ex titular del SAT coahuilense, Javier Villarreal, tras encontrárselo en febrero pasado en posesión de $67,000 dólares y un arma en Smith, Texas. Las autoridades en México lo dan por prófugo, pero Protágoras ha escuchado de buena fuente que Villarreal ya trabaja como informante del gobierno de EEUU. Luego de su presunta participación en actos ilegales para endeudar a Coahuila, a los americanos les interesa mucho la información que el ex funcionario pueda proveerles. No hay que olvidar que son tiempos electorales y el ex gobernador Humberto Moreira, para quien Villarreal trabajaba, es uno de los principales objetivos del PAN contra el PRI, que hoy está más que enrachado en la carrera hacia la silla presidencial. La visita que recién hicieron fiscales del SAT a Coahuila concluye, como se esperaba, que los $85,000 pesos mensuales que percibía Javier Villarreal como titular del SAT estatal, no le alcanzaban para la casona de $6 millones de pesos que compró en Saltillo y que, por cierto, hoy está a la venta. Tampoco para pagar la fianza millonaria con la que extrañamente obtuvo su libertad cuando se le acusó por colaborar en el endeudamiento ilegal de Coahuila.

•••

El que se sacó la rifa del tigre es el hijo del ex gobernador de Coahuila, Enrique Martínez Jr., a quien el PRI postuló como candidato por el distrito VII, tradicionalmente dominado por el PAN y que abarca una de las zonas mejor acomodadas de Saltillo. Eso no es todo, al joven su partido le exige una cuota de 100,000 votos, cuando los históricos para el PRI en la zona rondan por abajo de los 80,000. No me ayudes, compadre.

•••

Flaco favor hizo el IFE al PAN de Tamaulipas con la orden de ajustar la cuota de género en sus candidaturas. Resulta que sus postulantes para los distritos V (Ciudad Victoria), VI (Ciudad Mante) y VII (Ciudad Madero) ya tenían contratados espectaculares y hasta habían impreso pendones y camisetas para sus campañas a diputados. Pero con eso de que hacían falta candidatos mujeres, los albiazules fueron descartados y ahora el PAN postuló, literalmente, amas de casa, quienes ni querían ni esperaban ser candidatas. El problema es que, con las prisas, los “cuasi-candidatos” no pudieron reacomodarse en otras contiendas y dicen que hasta pensaron en ponerse faldita, a ver si era chicle y les pegaba.

¡¡Yássas!!

Otras editoriales