Revelan declaración de la esposa de Renato Ibarra, jugador del América, sobre agresión

Revelan declaración de la esposa de Renato Ibarra, jugador del América, sobre agresión

La declaración ante las autoridades de Lucely Chalá, esposa del jugador de las Águilas, fue revelada por el periodista Carlos Jiménez

Por: Redacción Web

Renato Ibarra, jugador del América, será trasladado al Reclusorio Oriente de la Ciudad de México, donde estará preso por lo menos seis días más, acusado de violencia familiar agravada y tentativa de feminicidio, luego de que el pasado jueves golpeara a su esposa Lucely Chalá.

El día de ayer se complicó todo para jugador de las Águilas, luego de que al conocer el parte médico de la esposa del futbolista, la abogada Paloma Tarecena, determinó dejar el caso, al considerar que "cuestiones de género" no le permiten seguir apoyando a Ibarra.

Este martes el periodista Carlos Jiménez reveló lo que habría sido el testimonio de la esposa del Renato Ibarra. La narró cómo se originaron los problemas y lo que ocurrió el día del arresto.

De acuerdo con información, la pareja del futbolista del Club América tenía 4 meses de haber perdido a un bebé y se encuentra en su primer trimestre de gestación de un embarazo de alto riesgo.

El relato revela que buscaba refugiarse dentro de un clóset en su casa mientras la familia de Renato la insultaba, la arañaba, la golpeaban en la cara y en el cuerpo. Incluso el futbolista la tomó por el cabello y a jalones evitó que se defendiera.

"¡Me vale ver.., péguenles, no me importa si hay un muerto, péguenles!”, gritaba el jugador.

Esa fue parte de la declaración que realizó Lucely ante las autoridades de la Fiscalía de Justicia capitalina el pasado viernes, mientras se encontraba internada en un nosocomio del Pedregal.

El relato está anexado en el expediente CI-FTL/TLP-4/UI-1C/D/00586/03-2020, donde las autoridades acusan de Tentativa de Feminicidio, Tentativa de Aborto y Violencia Familiar, al ecuatoriano.

De acuerdo con la versión de la esposa, los problemas con Renato comenzaron el pasado 28 de febrero cuando ella le comentó al americanista que quería separarse. La respuesta del futbolista fue agresiva y la echó de su casa, manifestándole que él pagaba la renta del domicilio. El jugador habría llamado a su padre, quien se encontraba en Ecuador, para “que le ayudara a sacarme de la casa y que viajara a México para tales efectos”.

Temerosa de que cumpliera su amenaza, Lucely hizo lo propio, llamó a su hermana Ana Karen y le pidió que tomara el primer vuelo de Ecuador a México, para ayudarla, y que la cuidara en su embarazo de alto riesgo.

Ana Karen llegó el 1 de marzo y los dos primeros días en la CDMX fueron tranquilos hasta que el 3 de marzo Renato llegó "tomado" y comenzó a pelear de nuevo, cuando ella estaba en la cocina.

“Notando que estaba tomado… ya que estaba tomando vino con un amigo de él, diciéndonos mi concubino a mis hermanas y a mí, de manera agresiva y gritándonos que nos fuéramos de su casa que no quería que estuviéramos ahí, que era su casa que él pagaba la renta”, relató ella.

Ahí, en la cocina, el Ibarra tomó un jarrón, lo lanzó y estrelló contra una pared, al tiempo en que le gritó: “a la chingada, me tienen harto me tienen hasta la ve...”. “Entre otras palabras de majaderías”.

Al día siguiente llegó a la casa la familia de Renato y sacaron sus cosas y las maletas de su hermana de su recamara para instalarse ahí, por lo que ellas dos tuvieron que dormir en la recámara de su hijo menor.

El día de la agresión

El 5 de marzo, las agresiones de la familia de Renato hacia Lucey ya eran constantes. Mientras el americanista se fue a entrenar, los familiares del ecuatoriano comenzaron a insultarla verbalmente llamándola sinvergüenza y que no tenía dignidad. Por lo que ella y su hermana decidieron retirarse y regresar más tarde al domicilio y le pidieron a Renato que calmara a sus familiares, la respuesta que encontró no fue positiva.

“A mí no me digas nada, ve tú y díselo a ellos, a mí no me estés diciendo ni ver...”, le gritó Ibarra.

En ese momento llegaron los familiares de Renato a la habitación y Ana Karen, hermana de Lucely, comenzó a grabar con su teléfono, pero la hermana de Ibarra la habría cacheteado.

Lucely intentó defender a su hermana y ahí fue cuando “me empiezan a agredir físicamente con golpes en la cara y cuerpo, así como me rasguñaban”.

“Mi concubino me toma de mi cabello y me da jalones tratando de evitar que me defendiera, por lo que somos acorralados en el vestidor mientras que nos gritaban: por qué no salíamos si somos tan valientes, que nos iban a golpear que estábamos picadas por el dinero de mi concubino”, contó.

“Me vale verga, péguenles, no me importa si hay un muerto, péguenles”, eran los gritos de Renato Ibarra.

La hermana del jugador y otra persona “me golpeaban y arañaban en el pecho y Marlon Aguas le dio un empujón a mi hermana Ana Karen por la espalda provocando que cayera al suelo en la alfombra”.

Aunque un amigo de Renato alertó a los presentes de que estaba llegando la policía, el jugador no paraba de gritarles e insultarlas.

“Hijas de puta mantenidas”, gritaba. Minutos después un par de patrullas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) llegaron para socorrer a la mujer, y detener a los agresores.

(Con información de C4Noticiasmx)

comentarios


Ver Más de Violencia contra la mujer