¡PAPELÓN DE RAYADOS!, Monterrey cae 2-0 ante Juárez en la semifinal de ida en la Copa Mx

titulo-de-nota

Con goles de Darío Lezcano y Diego Rolán, La Pandilla obtuvo su primer descalabro en la Copa Mx

Por: Luis Alberto Rodríguez

Con un hombre menos los últimos 13 minutos, Bravos de Juárez derrotó 2-0 a Rayados de Monterrey, que dejó moribundo a los regios, que sufrió su primer descalabro en la Copa MX, que los deja al borde de la eliminación.

Los regios no tuvieron claridad al frente, solamente dos goles en fuera de lugar bien anulados, fue su nulo ataque, ya que pese a contar con 10 jugadores en el cierre de partido, Darío lezcano y Diego Rolán, sentencian la eliminatoria.

Sin poder de reacción por parte de La Pandilla, el ‘Mochis’ se vistió de héroe nuevamente al ‘41, tras una pared con Flavio Santos, el volante Brian Rubio cruzó su disparo pero Cárdenas se lanzó y desvió para salvar nuevamente su meta.

A un minuto del descanso, el holandés Vincent Janssen se escapó solo frente a Palos, y lo venció con disparo cruzado, sin em,bargo, la anotación fue anulada por fuera de lugar.

Y de igual forma, en el arranque del complemento, a los 15 segundos del segundo lapso, Dorlan Pabon cruzó un servicio a segundo poste donde llegó Jesús Gallardo y empujó a las redes, pero en fuera de lugar y nuevamente fue anulado el gol.

Pero al ‘78, los Bravos se complicaron el cierre de partido cuando Flavio Santos llegó con una fuerte plancha sobre Aké Loba, pero los regios lo desaprovecharon.

Ya que pese a la inferioridad numérica en el campo, a tres minutos del final Bravos tomó ventaja 1-0 gracias a un testarazo de Darío Lezcano, a pase de Eder Borelli en el cobro de un tiro libre, y venció la meta del ‘Mochis’.

Todavía en tiempo de compensación, al ‘92, una descolgada que armó Lezcano, terminó por empujar la pelota a las redes Diego Rolán, para el 2-0, que dejó herido de muerte a los regios, que deberán remontar por tres de diferencia sin recibir ninguno en contra en el Gigante de Acero para evitar la eliminación que cierre un semestre para el olvido.

comentarios