Jamás dejaremos de quererte

Un ejemplo de perfección bien podría ser representado por la brasileña Bianca Anchieta, quien fácilmente eleva la temperatura a niveles insospechados con su explosiva sensualidad