10 años de la balacera que suspendió el Santos vs Morelia

La Liga MX vivió uno de sus momentos más oscuros hace 10 años, cuando una balacera suspendió el partido que se realizaba en el estadio TSM de Torreón

  • Por: Eduardo Salazar
  • agosto, 20, 2021 15:19

Coahuila.- Hace 10 años, México sufría una ola de inseguridad sin precedentes. Las balaceras, las persecuciones y los crímenes eran el pan de cada día.

La región del Norte del país fue una de las más afectadas, entre ellas la Comarca Lagunera, aquella región que une a los estados de Coahuila y Durango sufría todos los días los embates de los enfrentamientos entre las fuerzas militares y la delincuencia organizada.

Y hubo un día, el 20 de agosto de 2011, cuando esa "guerra" alteró una de las pocas distracciones que tenían los laguneros ante la caótica situación: el futbol.

Ese día, el Santos Laguna recibía en su entonces flamante estadio, el TSM, a Monarcas Morelia, en un duelo correspondiente al torneo Apertura 2011.

Corrían los últimos minutos del primer tiempo, cuando de pronto, el sonido de los balazos empezó a retumbar por sobre los gritos de los jugadores y los cánticos de los aficionados.

En la transmisión de TV Azteca, las cámaras enfocaban al terreno de juego y se mostró a los 22 jugadores correr hacia los vestidores, mientras los asistentes se refugiaban debajo de los asientos; algunos otros brincaron a un costado del terreno de juego.

Fueron momentos de tensión, nadie sabía qué pasaba, por varios minutos la gente quedó inmóvil hasta que la directiva de Santos y la seguridad del estadio permitieron a los espectadores invadir la cancha para desalojar el estadio mediante las salidas de emergencia ubicadas en el otro extremo.

Jugadores de Santos y Morelia regresaron de sus vestidores para buscar a sus familiares que quedaron, junto a los aficionados, como "rehenes" de la confusión.

El Capitán de los "Guerreros", Oswaldo Sánchez, y el presidente del equipo, Alejandro Irarragorri, aparecieron con micrófono en mano para tranquilizar a todos y agradecer su comportamiento ante la situación.

Minutos después de los hechos, la Fiscalía de Coahuila había indicado que todo estaba en orden, que se trataba de una persecución y balacera que se desató por coincidencia afuera del estadio deportivo; sin embargo, los hechos le dieron la vuelta al mundo y este fue considerado como uno de los días más tristes para la historia de la Liga MX.

COMPARTE ESTA NOTA

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de INFO7