Te encuentras en:
>
>
>

"Soy fea y perdedora": la carta que dejó una niña víctima de bullying

Tras ser acosada e intimidada por sus compañeros de clase, la niña de 13 años Rosalie Ávila se quitó la vida la semana pasada

 Mundo - 06/12/2017 07:13 a.m.
aumentar texto  reducir texto
Por:

Agencias - Ávila estudiaba octavo grado en la escuela secundaria (Middle School) en Yucaipa, California y fue descrita por amigos, familiares y profesores como una querida y calurosa jovencita, quien era una buena artista y que siempre obtenía buenas calificaciones.

Según su familia, Ávila disfrutaba la nieve, lo mismo que la playa y el canto. Su sueño era ser abogada para ayudar a ser del mundo un mejor lugar.

Rosalie Ávila intentó quitarse la vida el martes pasado, y el viernes fue declarada su muerte cerebral. La mantuvieron conectada hasta este lunes para donar sus órganos, informó la prensa local.

"Mi hija fue víctima de bullying", escribió su madre en un sitio para recaudar fondos para pagar el funeral y los gastos médicos. "Era una persona bella por dentro y fuera, era una gran artista, muy adorable y amada", siguió.

Ávila dejó una carta en la que pedía disculpas y donde mencionaba que era “fea” y una “perdedora”. La niña fue encontrada en su cuarto colgada y de ahí llevada al hospital donde murió.

"Discúlpenme, papá y mamá. Los amo", escribió la menor en una carta que dejó en su habitación.

La escuela aparentemente sabía del acoso o ‘bullying’ de que era objeto Ávila y la niña había estado en sesiones con consejeros, según lo dicho por una tía. Ávila habría escrito un diario donde detallaba como era acosada y en el que nombraba a los que lo hacían.




COMENTARIOS
*Nombre

 Seguir  Marca esta casilla para recibir una notificación cuando alguien más comente sobre esta noticia.
Comentario
A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto.

Aviso de privacidad