Te encuentras en:
>
Belduque
Misterio

Y el Juicio Final no llegó

Domingo 22 de Mayo 2011

Belduque

Una vez más los falsos profetas quisieron engañar a las personas prediciendo, según ellos, la fecha del Juicio Final o Final del Mundo, como gusten llamarle, y una vez más no pasó nada, quedando demostrado y en total evidencia que todo fue una vil mentira. Me pregunto ¿cómo estará el “pastor” Harold Camping, líder de la secta pseudo-religiosa “Family Radio” al ver que todo fue un fraude? 
Hay que recordar que Camping ya había asegurado que en el año 1994 que se terminaría el mundo, también mediante una interpretación personal propia de la Biblia, y como todos sabemos fue un engaño, no pasó nada. Que lastima que un hombre de nombre Robert Fitzpatrick, quien trabajaba en el servicio de transporte público de Nueva York, mandó publicar unos mil carteles en los que comunica a la humanidad la llegada del “Día del Juicio Final”, que lastima que ahí desperdicio todos sus ahorros.
Todo indicaría que tan solo se trató de una campaña terrorista de desinformación, como varias que ya han sido descubierta y debidamente expuestas.
Me recuerda mucho a la falsa profecía de los “Tres días de oscuridad” que unos decían que era el “Tercer Mensaje de Fátima” algo que era totalmente falso, pues el verdadero tercer mensaje, que desde hace años es público, no tiene nada que ver con eso. Otros decían que era una profecía de tal o cual santo, pero nunca llegó tampoco. Esa misma "profecía", la conocí en 1988, cuando era niño, y causó algo de temor entre la gente pues había varias personas, que no se sabe todavía bien a que grupo pertenecían, se dedicaban a repartir este tipo de “cartas cadenas", en hojas de papel fotocopiadas, en las paradas de camiones urbanos y afuera de las iglesias. Curiosamente esta misma falsa profecía se dio en 1978, posiblemente apoyándose en la muerte de los Papas católicos, pero tampoco pasó nada fuera de lo normal.
En el año 1999 y en el 2000 tuvimos esas mismas supuestas profecías, pero de igual manera no paso nada, pero eso sí, se vendieron miles de libros y “documentales” que hablaban sobre esas supuestos anuncios proféticos, pero que no aclaraban nada, y todo el asunto lo dejaban en la más pura y vil incertidumbre. Estas campañas de desinformación son muy utilizadas para buscar seguidores entre los charlatanes y estafadores pues las personas de mentes débiles, impresionables y manipulables, eran muy fácil engañarlos y aprovecharse de ellos para sacarles dinero, y otras cosas.
Ahora que se acerca el año 2012, en donde la inexistente profecía maya (pues ya se demostró que es falsa) haría su efecto, los miles de fanáticos de esos mitos podrían ser de nuevo los orquestadores y operadores de esas nuevas campañas terroristas de desinformación intoxicante que buscan distraer a las personas de las cosas realmente importantes de la vida para que caigan en engaños que solo son perdida de tiempo, dinero, esfuerzo, y en algunos casos, hasta de sus vidas. Así es, por eso son actos terroristas en toda la extensión de la palabra, y por lo mismo así deberían de ser penadas y castigadas.
Pero no se preocupen, déjenlos que sigan con sus anuncios, canalizaciones, clarividencias y profecías, simplemente ignorenlos, pues son gente ociosa y son una perdida de tiempo. Por si fuese poco, y como dato curioso, está demostrado históricamente que entre más personas dicen que el mundo se va a acabar, que llegará el Juicio Final o Final del Mundo, este apocalíptico y cataclísmico evento nunca llegará.         
Si, como muchos, nos basamos en lo que dicen en las Sagradas Escrituras: “Sabéis perfectamente que el día del Señor llegará como un ladrón en la noche”; por lo tanto mientras sigan diciéndolo, no llegará, pues ¿qué ladrón llega sabiendo que han avisado de su cercanía? En realidad, ninguno. Y si se basan en Nostradamus, él predijo que el fin del mundo será en el año 3797, y para eso faltan muchos años. Por lo tanto, pueden estar totalmente seguros, y en paz, pues una vez más no pasó nada, ni pasará nada por muchos años. De mi se acuerdan.
http://twitter.com/belduque

Otras editoriales