Te encuentras en:
>
Primer Plano
Roberto Uriel Torres

Una Navidad con Chaplin, a 40 años de su partida

Viernes 22 de Diciembre 2017

Roberto Uriel

Este 25 de diciembre se cumplen 40 años del fallecimiento de una de las figuras más grandes de la cinematografía mundial: Sir Charles Spencer Chaplin, mejor conocido como Charlie Chaplin.

Si hay un impulsor de la cinematografía cuando era un arte aún más joven es precisamente él. 

Su personaje más conocido y con el cual pasó a la historia es Charlot, o Carlitos, como se le conoce en algunos países en español. Un vagabundo que echa mano del humorismo y la pantomima para arrancarnos una sonrisa.

Desde mediados de la década de 1910, Chaplin escribió, dirigió, produjo, actuó y hasta musicalizó la mayoría de sus películas. Por ello se le considera uno de los realizadores más completos e influyentes de la historia del cine.

Su estilo se caracteriza por el uso del humor físico, combinado con melodrama y crítica social. Una de sus peculiaridades es que a pesar de ser prácticamente el rey del cine mudo, incursionó con éxito en el cine sonoro, al grado que sus mejores películas fueron habladas.

Entre los múltiples reconocimientos y nominaciones que recibió se cuenta el Óscar Honorífico en 1928 y 1972, fue candidato al premio Nobel de la Paz en 1948 y fue nombrado caballero de la Orden del Imperio británico en 1975.

Chaplin nació el 16 de abril de 1889 en Londres, y su fallecimiento se dio el 25 de diciembre de 1977 en Corsier-sur-Vevey, Vaud, Suiza. Por ello, al cumplirse 40 años de su partida, no hay mejor manera de pasar esta Navidad que disfrutando de sus memorables películas.

Aquí siete recomendaciones:

La quimera del oro (1925)

En esta obra interpreta a un solitario buscador de oro que llega a Alaska en busca de fortuna. Una fuerte tormenta de nieve le llevará a refugiarse en la cabaña de un bandido. Recibió dos nominaciones al Óscar, por mejor sonido y mejor banda sonora.

El chico (1921)

Una mujer de escasos recursos decide abandonar a su hijo con la esperanza de que una familia de dinero lo adopte, pero el pequeño terminará en manos de un vagabundo (Charlot), quien pronto se encariñará con él y decidirá sacarlo adelante como sea. 

El circo (1928)

Ahora su personaje de Charlot viaja con un circo ambulante y se enamora de una mujer jinete que, a su vez, está prendada de un trapecista. La historia está enmarcada en peculiares peripecias.

Tiempos modernos (1936)

Un obrero metalúrgico, interpretado por Chaplin, pierde la razón debido al extenuante, continuo y rutinario trabajo. Tras varias aventuras, en las que incluso fue a parar por error a la cárcel, retoma la lucha por la supervivencia en compañía de una joven huérfana a la que conoce en la calle. Filme de crítica social. Aunque se anunció como su primera obra sonora, la realidad es que convirtió eso también en una sátira, pues algunos diálogos no se escuchan por el ruido de las máquinas.

  

Luces de la ciudad (1931)

El vagabundo Charlot pasa una y mil peripecias para conseguir dinero y así ayudar a una joven invidente, de la cual se enamoró, a que recupere la vista. Una gran comedia que roba el corazón de quien la ve.

El gran dictador (1940)

Esta fue su primera película sonora. Igualmente, escribió, dirigió y actuó. La cinta en sí es una crítica total y abierta al nazismo y antisemitismo. Chaplin da vida a dos personajes, un dictador fascista, y un barbero judío perseguido. Fue el último filme en el que interpretó al clásico vagabundo y el primero en que este personaje habló.

Candilejas (1952)

Para muchos críticos, esta es la mejor película de Chaplin, por su sensibilidad y originalidad, aunque es de las menos conocidas, debido a la censura que se le aplicó en Estados Unidos por su anterior título, "Monsieur Verdoux".

El filme tiene amplias características autobiográficas, un estupendo guión que mezcla la comedia y el drama, así como una gran banda sonora. Es considerada igualmente la despedida de dos importantes figuras del cine mudo, Chaplin y Buster Keaton.

El largometraje cuenta como un veterano cómico (Chaplin), en plena decadencia y víctima del alcoholismo, rescata y recibe en su casa a una joven bailarina atormentada que buscaba suicidarse. 


Otras editoriales