Te encuentras en:
>
Olivia Martínez
Política

Sin manos, ni pies, ni cabeza

Lunes 29 de Enero 2018

Olivia Martínez

Las primeras tres semanas transcurridas del 2018 han bastado para reconfirmar que el actual gobernador interino, Manuel González, no hará nada por revertir la administración fallida que inició quien le prestó el cargo, Jaime Rodríguez. Por ende, el sello de la casa seguirá siendo el mismo: la corrupción, la demagogia y el desprecio o desinterés por los grandes asuntos en los que Nuevo León debe avanzar.

Hoy por hoy, la educación es el gran tema. Dicen que quien escribe en el pensamiento y en el alma de un niño, escribe en el mundo para siempre. La educación es el punto de partida para transformar para bien a las sociedades y llevarlas al desarrollo. Es el camino para acabar con la pobreza, con la inseguridad, con la falta de valores y con la corrupción. Y es también el eje que permite romper con un destino de ignorancia, conformismo y sumisión.

Pero ¿qué sucede en Nuevo León? Que el gobierno estatal ha abandonado el programa "Manos a la Escuela", planeado desde junio del año pasado para rehabilitar cerca de 3 mil 500 planteles de educación básica a fin de dotarlos de la infraestructura mínima necesaria para que los menores de preescolar, primaria y secundaria puedan estudiar en mejores condiciones. No hay avances, y muchas de las escuelas están convertidas en espacios deprimentes.

¿Dónde está entrampado el asunto? ¿Cuál es el problema? Los recursos no, pues el presupuesto de 800 millones de pesos ya está autorizado. Integrar el listado de las escuelas con mayores necesidades tampoco es el problema, pues eso es evidente y toda la comunidad sabe cuáles son los planteles que más requieren ayuda. Y definir cuáles trabajos llevan prioridad en cada escuela menos, pues las necesidades son evidentes.

El problema es la corrupción en este gobierno autonombrado "independiente": los contratistas comenzaron los trabajos, pero los pagos del gobierno estatal no comenzaron a fluir, en algunos casos los funcionarios comenzaron a exigir por debajo del agua la clásica "comisión" o "moche" para liberar los recursos y en otros casos se habla del "jineteo" de los recursos, además de los proveedores favoritos.

Entérese: a los políticos como Jaime Rodríguez y Manuel González no les interesa la educación porque quisieran tener siempre al pueblo en la ignorancia para seguir imponiendo sus reglas sin que nadie se inconforme En manos de ellos ha estado mejorar las condiciones en las que están los planteles para propiciar un cambio positivo, pero no lo han hecho ni lo harán.  Y eso que el tema era sólo la infraestructura de las escuelas. ¿Qué sería si habláramos de los planes de enseñanza, de los programas educativos? Estarían más reprobados aún.

El programa "Manos a la Escuela" ha sido un fracaso. Lo ideal sería amarrarle, literal, las manos a los funcionarios de este gobierno estatal por su intentona de hacer de esta estrategia un negocito para los funcionarios vía sus enjuagues con los proveedores. Con esto se reafirma que con Manuel González como gobernador interino, esta administración estatal tampoco tiene ni pies ni cabeza.


Otras editoriales