Te encuentras en:
>
Olivia Martínez Valenzuela
Política

No es Lozano, sino insano

Lunes 19 de Febrero 2018

Olivia Martínez Valenzuela

¿Qué le pasa al PRI? ¿Por qué volver a postular en el municipio de Pesquería a un político cuestionado y decadente, el actual alcalde Miguel Ángel Lozano, para que se reelija? En lugar de expulsarlo de sus filas, ese partido político premia una vez más a ese truculento personaje con la candidatura, sin importarle que ha protagonizado diversos escándalos que pueden resumirse en cuatro palabras: corrupción, traición, cinismo e impunidad.

Miguel Ángel está siendo investigado por la Suprocuraduría Anticorrupción por un presunto desvío de cerca de 100 millones de pesos cometido en el pasado sexenio estatal cuando dirigió la Corporación para el Desarrollo de la Zona Fronteriza, averiguación penal que se abrió para procesarlo... pero como él se volvió aliado del gobierno independiente, la fiscalía que lleva el caso no le hará ni cosquillas.

Con este alcalde, Pesquería ha ido en retroceso. Este empresario del transporte, que es todo un cacique, le vendió su alma al diablo al pactar con el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, hoy gobernador con licencia, logrando maniobrar para que sus empresas camioneras resultaran beneficiadas en los llamados consorcios del transporte. O sea, un conflicto de intereses en el que él como presidente municipal es juez y parte. Y claro: que se frieguen los usuarios del transporte, con el mal servicio que prestan sus empresas.

Lozano fue dirigente del PRI estatal, partido que lo ha cobijado, pero al que él ha traicionado. Las dos veces que ha sido alcalde fue por dedazo, le regalaron las candidaturas. ¿Y qué hizo él? Traicionó al tricolor, operando para Jaime y sirviendo a intereses perversos. Ahora, dicen, con cinismo ya está tramando los negocios que hará en su tercer alcaldía, pues seguramente lo volverán a imponer en la silla municipal, a costa de los ciudadanos.

Este señor es repudiado por la comunidad. No tuvo entrañas para apoyar la construcción de un fraccionamiento a un costado de una termoeléctrica para 16 mil casas y ya planea autorizar 8 mil viviendas más, en contra de la salud y la estabilidad de los  habitantes. Y así, seguirá operando de manera ilegal e inmoral. ¿Esa es la clase de desarrollo que va a ofrecer cuando ande en la campaña electoral?

Sus fraudes e irregularidades deberían pesar lo suficiente para que la comunidad le propine un contundente "no" en los comicios. Si el PRI no lo sustituye por otro candidato, Pesquería se consolidará como un municipio fallido, donde este pseudopolítico seguirá con sus tentáculos haciendo negocios a diestra y siniestra, a costa de la ciudadanía. A Lozano, en las urnas, lo deberían de echar por insano. No hay de otra. Es eso, o tres años más de retroceso y corruptelas.


Otras editoriales