Te encuentras en:
>
Belduque
Misterio

Naturaleza inquisitiva

Sábado 16 de Mayo 2009

Belduque

Todos los fenómenos de nuestro mundo pueden ser investigados por medio de la razón, la ciencia y la lógica, desde los ovnis, los fantasmas, los fenómenos paranormales, los críptidos, y hasta los "extraterrestres" pueden ser analizados desde la óptica racional, sin la necesidad de ideas "sobrenaturales", interdimensionales o metafísicas.

Hace tiempo estuve en una conferencia que fue impartida aquí en Monterrey por José Jaime Herrera, destacado promotor de la Agencia Espacial Mexicana (AEXA); al terminar el evento nos reunimos para saludarnos y hacerle unas preguntas, en eso llegó Enrique Pérez, presidente de la Sociedad Astronómica del Planetario Alfa, con quien me presenté y charlamos un poco, y hablando del cosmos y sus misterios, saltó a la plática una frase que él dijo que me hizo pensar: "La mejor forma de investigar es de manera escéptica".

Hay que recordar que el ser escéptico no significa negar todo lo que no se crea, es solicitar evidencias sustentables para poder creer. Nosotros como seres humanos, somos por naturaleza inquisitivos, cuestionamos todo aquello que nos llama la atención o nos parece en cierta medida extraño, no doblamos las manos a la primera ante lo aparentemente sorprendente. Aunque algunos cuantos, desafortunadamente, sí lo hacen y caen ante el engaño de lo fantástico e impresionante. Nuestra forma de pensar las cosas es una manera de tener, hasta cierto punto, algo de control y dominio sobre esos muchos fenómenos que se presentan en nuestro mundo, algunos de ellos de apariencia paranormal.

¿Cómo es eso de que se ha logrado obtener algo de dominio o control sobre esos fenómenos denominados anómalos? Principalmente encontrando las explicaciones y soluciones a muchos de estos casos, demostrando que solo son fenómenos normales de nuestro mundo, y que no están por encima de nosotros, y por lo mismo podemos explicarlos. Gracias al análisis inquisitivo de miles de casos de supuestos ovnis, fantasmas y múltiples fenómenos presuntamente paranormales, se ha logrado ampliar nuestro conocimiento en este y otros campos del saber, en donde se ha descubierto que hay muchas explicaciones totalmente factibles para este tipo de fenómenos. Hoy en día casi cualquier adolescente puede reproducir en sus computadoras impresionantes imágenes de ovnis, fantasmas o supuestos extraterrestres, que solo por medio de un análisis exhaustivo se puede lograr descubrir el engaño.

El normal temor que algunas personas tienen a este tipo de sucesos radica principalmente en el desconocimiento de las explicaciones a estos, en el ignorar que son fenómenos que pueden ser estudiados y explicados en su gran mayoría. Pero también esta falta de conocimiento sobre estos casos ha originado cierta fascinación por parte de algunas personas que, dicen estudiarlos e investigarlos, pero en realidad solo se dedican a admirarlos y a coleccionar datos sobre ellos, sin realizar algún análisis sobre estos.

La práctica de inquirir es algo con lo que deberían de estar bien familiarizados todos los que se hacen llamar investigadores de cualquier tema, es el buscar "el porque de los ¿por qué?", es ir más allá de la simple explicación que se ocurre a primera vista, es el demostrar que las hipótesis sean correctas o falsas. Pues el objetivo de proponer hipótesis debe de ser el buscar demostrarlas o refutarlas, no solo quedarnos a la estática a ver si adivinamos la respuesta.

A algunas personas han olvidado su capacidad inquisitiva, o de plano han dado la espalda a su naturaleza inquisitiva al dejar de cuestionar todo lo que se les presenta de forma extraña, y hasta censuran el hecho de que otros lo hagan, y más si ellos son los que expongan alguna hipótesis que ellos deseen que sea tomada como verdad absoluta. Esta facultad que tenemos por naturaleza debería de ser más inculcada y promovida tanto por los padres de familia como por los profesores en las escuelas. El ser inquisitivos es lo que nos ha hecho avanzar y crecer en todos los sentidos, el ser inquisitivos es lo que sacó al humano de las cavernas y lo ha llevado al espacio, entonces, ¿por qué no aplicarlo también dentro del denominado mundo del misterio?

Como dicen algunos, hay que hablar con las pruebas por delante, pues el hablar solamente de lo que se cree, es algo limitante en el avance informativo, pero si se habla de lo que se sabe porque se ha descubierto y comprobado, es mucho más certero el avance en este camino.

Los animales se guían por instintos y se limitan a obedecer las órdenes de sus amos al creerlos superiores, por eso no avanzan ni se desarrollan más allá de ser simples mascotas; desgraciadamente así lo hacen algunas personas al no cuestionar muchos de esos fenómenos "misteriosos" que ocurren en nuestro mundo, solo creen y obedecen lo que les dictan sus "guías", los "hermanos superiores" o sus "venerables maestros". Si los animales pudieran cuestionarse podrían darse cuenta que son superiores a nosotros en algunas cualidades, empezando por la lealtad, la nobleza y la humildad; si esas personas que solo les gusta creer en cosas raras y que tienen fe en ellas se cuestionaran lo que les plantean esas hipótesis interdimensionales, vibracionales o metafísicas, podrían avanzar en autentico camino del desarrollo del saber humano, pues el primer paso es dejar de dudar ante lo "desconocido" para poder avanzar dentro del conocimiento.

La actitud negacionista y censuradora de muchos fanáticos del solo "tener fe" en lo que ellos creen es un causante del estancamiento dentro del conocimiento humano hoy en día. Ese neo-oscurantismo seguirá avanzando si seguimos olvidando nuestra facultad de inquirir, de indagar profundamente, de cuestionar aquello que plantea dudas y/o temores, así que es compromiso de todos procurar promover más ese tipo de pensamiento más analítico y menos simplista.

No dudes, no temas, mejor cuestiona.

Que tengas muy buen día.

srbelduque@gmail.com

Otras editoriales