Te encuentras en:
>
Belduque
Misterio

Mira al cielo sin temor

Lunes 08 de Febrero 2010

Belduque

Es muy penoso como algunas personas pierden el piso, y la seriedad al manejar cierta información referente a los diferentes objetos que flotan libremente en el espacio exterior, muy por encima de nosotros, y que luego manipulan de manera casi perversa para causar temor y asombro en las personas que no están del todo bien informada sobre estos temas.

Habría que comenzar diciendo que sobre nuestras cabezas, en el espacio, están flotando más de 15,000 objetos creados por la mano del hombre, que van de satélites de comunicaciones, sondas de investigación, y un gran número de chatarra espacial, entre ellas una bolsa con herramientas que la astronauta Heidemarie Stefanyshyn-Piper, del transbordador Endeavour, accidentalmente perdió durante una caminata espacial que realizaba en noviembre del 2008. Toda esta gran gama de objetos, eventualmente se reingresará a la Tierra, y terminará estrellándose en alguna parte de nuestro planeta, posiblemente en alguna parte de los océanos que rodean los continentes, y algunos pocos caerán en zonas despobladas, y serán presa algunos autonombrados “investigadores” especialistas en la ufología y dirán que son naves extraterrestres o que son peligrosos asteroides cayendo a tierra y que causarán grandes catástrofes. Aclaro, la ufología no es mala, ni los seguidores de esta protociencia; son malos los que engañan usándola como arma para timar a las personas.

Exagerar sobre el riesgo de que te caiga un asteroide o un satélite sobre ti, ya es salirse de la realidad, pues se calcula que a diario caen a tierra más de una tonelada de material espacial, entre meteoritos, asteroides de pequeño tamaño y chatarra espacial de fabricación humana, y casi nunca esta llega a ocasionar ninguna molestia o generar un gran peligro para la humanidad. Son muy contadas las veces que chatarra espacial ha causado daños a propiedades de alguna persona. Muchos de estos objetos se desintegran en la atmósfera y generan vistosas estalas luminosas y no pasan a ser más que simples estrellas fugaces. Los que corren con mejor suerte terminan como pequeñas rocas en el desierto y el monte. Como dicen algunos, es más fácil ganarse la lotería a que te golpee un objeto del espacio.

Hay personas e instituciones que constantemente están constantemente monitoreándo a todos esos cuerpos que rodean a nuestro planeta, y así pronosticar si alguno de ellos pudiera llegar a representar algún peligro, lo cual hasta el momento no ha ocurrido. Y si se diera el caso de que alguno pudiera representar un riesgo para la humanidad, las instituciones indicadas serán las encargadas de solucionarlo de la manera que consideren más conveniente. Esto puede sonar muy difícil, pero no es imposible, como ocurrió con el satélite US193 en febrero del 2008, que fue destruido en el espacio por un misil.

Algunos ya se están preocupando por el asteroide Apophis que pasará cerca de la Tierra en el año 2029 y 2036, y que según algunos podría colisionar con nuestro planeta. Pero deben de estar tranquilos, pues es una roca de, aproximadamente, unos 400 metros que puede ser desviada por varios medios, los cuales ya es está estudiando cual sería el más efectivo, si es que se llegará a necesitar; aunque según los últimos cálculos, esto no será necesario, aunque ese conocimiento que se obtenga de esos estudios podría ser utilizado en posibles futuros riesgos de colisión de otros asteroides contra la Tierra.

Por lo que se ve, no hay casi nada de que preocuparse, usted viva su vida tranquilo, pues el cielo no es enemigo de nadie, todo lo contrario. El espacio está a la espera de que lleguemos a él, para estudiarlo y comprenderlo mejor. Así que la próxima vez que vea por ahí “Alerta asteroide pasará por la Tierra” o algo similar, no se deje engañar, eso es algo completamente normal, que ocurre todos los días, los objetos cercanos a la Tierra o “NEO” (Near Earth Object) son cosa de todos los días, y no siempre son noticia pues hemos sabido, no todos son un verdadero riesgo para el planeta o nuestros satélites, pero no está de más ser precavido y seguir atentos a ellos. Pero sin temor.

srbelduque@gmail.com

Otras editoriales