Te encuentras en:
>
Olivia Martínez Valenzuela
Política

Mañosos y marrulleros

Lunes 12 de Febrero 2018

Olivia Martínez Valenzuela

No tardó mucho tiempo para que quedaran al descubierto las prácticas mañosas de los seguidores de Jaime Rodríguez Calderón que buscan posiciones de poder: el teatrito se les cayó a algunos de sus candidatos independientes que intentaron engañar a las autoridades con la recolección de firmas falsas para lograr el registro y contender en los comicios del próximo 1 de julio.

Ellos incurrieron en las mismos vicios de los partidos políticos a los que tanto dicen abominar: la mentira y la simulación. Se les hizo fácil corromper este proceso no sólo en favor de ellos, sino de su jefe, El Bronco, así que utilizaron a grupos evangélicos y en el mercado de la fe se aprovecharon de los ingenuos e ilusos para llevar agua a su molino.

El Instituto Nacional Electoral ya amenazó con sancionarlos, porque este tipo de prácticas son ilegales. Falta que lo cumplan. Lo que sí es cierto es que muy pronto los ciudadanos se están dado cuenta de lo mentirosos que resultaron El Bronco y sus seguidores, al reproducir las prácticas del PRI, del PAN, del PRD, de Morena y de todos los demás partidos políticos que por un voto corrompen todo lo que les rodea.

¿Qué dijo El Bronco, tratando de justificar a sus seguidores? Que eran travesuras. Claro: él es el travieso mayor, sus mañas y marrullerías son evidentes. Las aprendió en 33 años de militancia en el PRI y las vuelve a poner en práctica ahora que sigue explotando la marca de los "independientes". Parece mentira que le quieran seguir tomando el pelo a los ciudadanos, para ganar el poder y seguir reproduciendo la corrupción. Pero el electorado ya se dio cuenta y no volverá a caer.

El proceso de recolección de firmas ha estado viciado en todos los sentidos. De la manera más burda se ha intentado reunir esos apoyos. Las mentiras han reinado en este proceso, y miles de ciudadanos y sus credenciales de elector han sido utilizados para fines indebidos, sin pudor alguno.

No lo hemos visto todo. Falta que inicien formalmente las campañas electorales. Por desgracia, los meses que vienen serán tiempo de perversidades y de más engaños. Quienes ya comenzaron a mentir lo seguirán haciendo. Quienes ya decidieron venderle su alma al diablo por una firma, por una candidatura y por un voto continuarán en ese tenor. Los mentirosos, marrulleros y traviesos intentarán volver a defraudar la confianza de los ciudadanos. Ya lo hemos visto. Pero de nosotros depende no permitirlo.


Otras editoriales