OpenA
Te encuentras en:
>
Primer Plano
Roberto Uriel

Los claroscuros del ser humano

Domingo 29 de Septiembre 2019

Roberto Uriel

Este viernes 27 de septiembre fue un día importante para el cine mexicano. La razón: se estrenaron en salas comerciales las películas "Tod@s caen", de Ariel Winograd, "Olimpia" de José Manuel Cravioto, "Noches de Julio" de Axel Muñoz, "Todas las pecas del mundo" de Yibrán Asuad, y "Soles negros" de Julien Elie. Además, se reestrenó "El informe Toledo", de Albino Álvarez.

Además de que son seis títulos mexicanos en cartelera, un punto importante es que ahora no hay un "blockbuster" americano de estreno, arrasando con todos los espacios. Y esa es una buena oportunidad para el cine mexicano, y para películas como "Soles negros". 

Aunque la agenda pública de México este año, en lo social, ha sido dominada en gran medida por la migración, no hay que perder de vista que también hay una crisis importante en los Derechos Humanos y las desapariciones de personas en todo el país. Y precisamente sobre ese renglón pone el dedo el documental del cineasta canadiense Julien Elie.

Filmada en un luminoso y a la vez sombrío blanco y negro, no se trata de una película para el entretenimiento, como bien lo ha señalado el director. Lo que busca es sacudir a la persona que la vea. Y lo logra.

Durante 152 minutos acompañamos a las familias de quienes han asesinado o desaparecido, en lugares distintos de México. Conocemos las historias de periodistas que han estado en al filo del peligro por ejercer su profesión. Mujeres que por el simple hecho de ser mujer fueron ultimadas. O estudiantes víctimas de una confabulación con lamentables consecuencias.

La crisis de derechos humanos en México ya tiene sus años. Se ha vuelto un tema frecuente. Pero lo que hace "Soles negros" es ponerlo sin concesiones sobre la mesa. Nos confronta duramente con la realidad de nuestro país. Los testimonios provienen de estados como Guerrero, Veracruz, Chihuahua o Tamaulipas.

Y aunque la gama de claroscuros presentada puede ser desoladora, la contraparte la presenta el espíritu de solidaridad de las personas que se han involucrado y participan para encontrar a sus familiares o para gestar un cambio.  

Cine necesario, cine que debe de verse para sensibilizarse, solidarizarse o involucrarse en las temáticas que como sociedad nos duelen.

 

Midsommar

Aunque es estreno de la semana pasada, vale la pena hacer mención de la segunda película del director estadunidense Ari Aster en la que de nueva cuenta vemos su particular estilo audiovisual para contar historias inquietantes. Con "Midsommar" se aleja de lo sobrenatural y oscuro para horrorizarnos con la maldad humana y a plena luz.

Dani (Florence Pugh) es una joven que acaba de perder a sus padres y a su hermana, quedándose sola en el mundo, únicamente con su novio Christian (Jack Reynor). Éste le cuenta que irá a pasar el verano con sus amigos al Midsommar, un festival que se celebra cada 90 años en una aldea remota de Suecia. Ella insiste en acompañarlos, sin imaginar lo ahí sucederá.

En este lugar donde oscurece poco, debido a la situación geográfica, Dani y compañía son acogidos por una comunidad con costumbres festivas, blancas, floridas, pero que a todas luces algo no está bien. Es entonces cuando las tradiciones de la colectividad aparecen para horrorizarnos. Cuando algo es adoptado por una gran cantidad de personas se vuelve algo normal. Sucede con las sectas, sucede con las sociedades. Y "Midsommar" nos lo lanza a la cara sin contemplaciones.

Dani que sabe que las cosas no están bien en ese campamento de verano. Pero ella, como todo ser humano, puede tomar decisiones positivas tal vez para ella, negativas para los demás. Se da su tiempo de asimilar las cosas. Tal vez tenga que deshacerse del pasado, incluidas las personas. El proceso puede ser doloroso. El resultado aún más.

Propuesta inquietante, para apreciarse e interpretarse detenidamente. El horror ornamentado con flores y retablos artísticos, enmarcado en campos verdes bañados por el sol. Una entrega a la altura de un director que sorprendió al mundo hace un año, y junto a Jordan Peele y Robert Eggers conforma una triada estadunidense a seguir. Peele ya también entregó su segunda película, "Us"; falta que llegue a México la respectiva de Eggers, "El faro", que es encabezada por Robert Pattinson y Willem Dafoe, y promete. Espero sus comentarios en @Roberto_INFO7.

Otras editoriales