Te encuentras en:
>
Primer Plano
Cultura

“La forma del agua” y el talento mexicano

Viernes 19 de Enero 2018

Roberto Uriel

Algo que es motivo de orgullo para los mexicanos en estos días es el triunfo internacional que está teniendo el cineasta Guillermo del Toro, con su película “La forma del agua” y su carrera de 25 años en casi todos los ámbitos del séptimo arte.

No se puede negar que Del Toro es un cineasta que sabe hacer muy bien su trabajo, que sabe crear mundos e historias fantásticas y atrapar con su narración desde el primer momento. Vaya, le sabe bien a bien al cine de género. Pero además es un cine de género comercial con alma de autor. Su última película es un producto muy bien logrado.

Sin embargo, el gusto es diverso, y podrá haber a quienes no les gusten sus películas. Pese a esto, no se puede negar que esta última obra está hecha con toda la mano, tanto en talento como en recursos.

Vayamos por partes. Su guión, la base de la cinta, es casi perfecto. Desde la manera en que se va desdoblando la historia hasta sus diálogos y los silencios, a cargo de la protagonista, Elisa. De verdad que es fantástico el desarrollo.

Sólo se podría criticar el hecho de que mientras Elisa entra y sale a sus anchas del lugar donde resguardan al ser anfibio nadie se dé cuenta, pese a ser un lugar extremadamente vigilado, con cámaras de vigilancia cada metro, hasta los militares estadounidenses tenían la vista sobre ese edificio.

Pero bueno, son caprichos para que la historia pueda funcionar, y en este tipo de cine de ficción hasta cierto punto se vale.

En cuanto al diseño de arte, este es uno de los grandes aciertos de la película. La recreación de lugares, de vestuario, de muebles, ambientación y demás es excelente. Realmente uno se trasporta a 1962. Además, la paleta de colores en tonos verdes, marrones y mostaza provoca un efecto muy acogedor.

Por las actuaciones, Sally Hawkins demuestra el trabajo que ha venido realizando y la experiencia que ha acumulado para poder llegar a este que bien podría considerarse como su papel cumbre. Sin hablar, en toda la cinta ella nos trasmite la candidez, la soledad, las necesidades y la valentía de su personaje.

En tanto, Michael Shannon nos sigue mostrando el trabajo de nivel al que nos tiene acostumbrados, mientras que Octavia Spencer por poco y se roba la película por lo buena actriz que es, sólo que no se lo permiten ni el guión ni mucho menos Hawkins que está instalada a la perfección en su papel.

A mi gusto, la base de la película, la mejor secuencia, es cuando Elisa le pide ayuda a su vecino Giles (Richard Jenkins) para poder rescatar al anfibio y éste se niega, pero acto seguido le suceden varias acciones y reacciones en cadena que ponen de manifiesto de una forma tan sensible la condición humana.

Esta secuencia pone en relieve en pocos minutos varios temas de importancia con lenguaje cien por ciento cinematográfico y eso es digno de aplaudirse.

Que “La forma del agua” va a ganar varios premios Óscar, claro que así será. Indiscutiblemente Del Toro se llevará el reconocimiento a mejor director, pero probablemente no gane mejor película, aunque puede dar la sorpresa.

Espero sus comentarios en @Roberto_INFO7.

*Próximas películas a tener en la mira de cara a los Óscar

- Las horas más oscuras, de Joe Wright (estreno 19 de enero)

- The disaster artist, de James Franco (19 de enero)

- La apuesta maestra (Molly’s game), de Aaron Sorkin (26 de enero)

- Tres anuncios por un crimen, de Martin McDonagh (26 de enero)

- The Post, de Steven Spielberg (2 de febrero)

- Call me by your name, de Luca Guadanino (2 de febrero)

- Yo, Tonya, de Craig Gillespie (9 de febrero)

- Todo el dinero del mundo, de Ridley Scott (16 de febrero)

- El hilo fantasma (Phantom Thread), de Paul Thomas Anderson (16 de febrero)

- Proyecto Florida, de Sean Baker (2 de marzo)




Otras editoriales